Si la Historia Militar o de las Fuerzas de Seguridad, te apasiona. Si la Militaría es tu afición. Si quieres conocer la Historia, sin valorar ideas ni convicciones políticas, sin tendencias, sin manipulaciones. La Historia Militar, sólo la vivida por sus principales protagonistas, los SOLDADOS que la han padecido.



Seguro que te gustará este Blog



TODOS LOS DÍAS...Y TAN SÓLO EN UNA ÚNICA PÁGINA. PODRÁS CONSULTAR: NOTICIAS PUBLICADAS EN LOS DISTINTOS MEDIOS, HISTORIA,
EFEMÉRIDES, PROTAGONISTAS, ANÉCDOTAS, FRASES......¡TODO SOBRE LA HISTORIA MILITAR!




martes, 10 de marzo de 2015

EL FINAL DEL "BARÓN ROJO"

- Rememorando XXIX: El verdadero final del Barón Rojo -
Rememoramos una de las entradas más visitadas de 2014, el verdadero final del Barón Rojo, el piloto más famoso de la Gran Guerra y de la Historia. ¿Murió realmente como un héroe? Averigualo leyendo esta fabulosa entrada.
 
De nuevo he vuelto a pasarme poco o nada por mi blog por causas ajenas a mi voluntad (problemas con el ordenador, problemas de salud y papeleos varios) pero ya estoy de vuelta con algunas historias muy interesante, ¡qué espero que hagan vuestras delicias! Hoy quisiera hablar de un hecho que muy poca gente desconoce, dado que la leyenda se ha superpuesto a la realidad y los aliados de la Primera Guerra Mundial (especialmente gracias a Reino Unido): el ignominioso final del aviador más famoso de la Primera Guerra Mundial: Manfred von Ritchthofen, aquel que pasó a la historia como el Barón Rojo.

- El famoso Barón Rojo en una sus fotografías más conocidas -

   
     Regresando al tema que nos ocupa, como bien ya sabéis el Barón Rojo fue abatido y muerto el 21 de abril de 1918 en las inmediaciones del río Somme. Independientemente de quien fuera el responsable del tiro que acabó con su vida (que daría para otra entrada y ya se ha escrito de ello hasta la saciedad), lo único claro es esta verdad: el Barón Rojo estaba muerto y su cuerpo y avión habían caido en líneas aliadas, concretamente cerca de líneas australianas. 

     La Historia nos habla de como fue recuperado el cadaver y de como fue enterrado con todos los honores militares, y como su féretro era portado por 6 pilotos del escuadrón aliado 209.  Incluso en su lápida se podían leer las siguientes palabras:

Aquí yace un valiente, un noble adversario y un verdadero hombre de honor. Que descanse en paz.

      Un final muy poético y romántico digno de cualquier caballero del aire de la Primera Guerra Mundial, conocida como la "última guerra caballeresca", pero lamentablemente la verdad es muy, muy distinta. 

     En el mismo momento en el que los restos mortales del famoso Barón y los restos de su avión estuvieron al alcance de las tropas anglo-británicas comenzó lo que ha ocurrido en todas las guerras: la colección de recuerdos. El avión fue despiezado en multitud de fragmentos que los soldados comenzaron a repartirse como si fuera un tesoro o una gran pieza de caza que era codiciada por muchos. 

- Foto en la que se ve parte de los restos de avión con unos exultantes vencedores -


     Pero ahora viene la peor parte de todas, parte que ha sido ignorada por los historiadores, el saqueo del cadaver del Barón Rojo. El famoso héroe, aquel que era "tan admirado, temido y respetado" fue tratado igual que su avión, como un mero trofeo. Lo primero que arrancaron al aún caliente cadaver de uno de los héroes de guerra más valientes de todos los tiempos fueron sus condecoraciones, no todas, dado que el Barón Rojo no volaba con todas ellas, pero muy seguramente una Pour le Merité de campaña (una versión más barata que muchos oficiales ordenaban fabricar a los joyeros y que llevaban con ellos a la guerra), su Cruz de Hierro de Primera Clase y su Placa de piloto, que pronto fueron extraidas de su cadaver como meras piezas de colección.

     Por si esto no fuera poco, muy pronto sus prendas personales comenzarón a ser extraidas, sus pantalones, sus botas, su abrigo, sus gafas, su gorro... todo era ideal para ser considerado botín de guerra, por lo que muy pronto el cuerpo quedó tendido en el suelo sin apenas ropa, desnudo, inerte, muerto.

     Los restos mortales del Barón, ya prácticamente desnudo, fueron depositados en un hangar. Obviamente había que llevarse sus restos, ya sin ropa ni uniforme alguno tras la rapiña, por lo que se le cubrió sobre una manta, se ató a algunos fragmentos de su avión y listo, tal y como se aprecía en una de las dos fotos del cadaver del Barón Rojo.


- El cadaver de Manfred von Ritchthofen atadó a un fragmento de su avión y cubierto por una manta -

     Como ya he dicho, los restos mortales de Manfred von Ritchthofen recibieron honores militares, y su féretro cubierto por flores en señal de respeto... cuando en el interior del ataud iba un cuerpo que había sido totalmente desvalijado, prácticamente desnudo y atado con una cuerda a un trozo de avión. ¿No resulta irónico?

     Y ahora la pregunta que a todos os puede rondar por la cabeza, ¿pero realmente hay pruebas de tal expolio al cadaver del Barón Rojo? Indudablemente. La mayor parte de los museos militares de Australia conservan alguna parte del uniforme del intrépido piloto, todo gracias a donaciones de soldados que participaron en el saqueo del famoso cadaver principalmente.

 

 - Una de las botas del Barón Rojo, expuestas en el Australian War Memorial Museum -


- Parte del cinturón del uniforme del Barón rojo, expuesto en el Australian War Memorial Museum -

     Recuerdo haber visto tiempo atrás los guantes del famoso as en otro museo (ahora no consigo recordar cual) e incluso un coleccionista español asegura tener alguna de aquellas medallas extraidas al cuerpo de Manfred, a pesar de que la mayoría de ellas se conservan hoy en día en el Museo del Aire de la ciudad de San Diego y el como llegaron allí darían para otra entrada en este blog.





                       - Medallas que hoy descansan en un museo pertenecientes al Barón Rojo -

     Por lo tanto no es de extrañar que en diferentes museos del mundo te puedas encontrar "fragmentos" de uniforme del Barón Rojo, o fragmentos del avión propiamente dicho. Muy seguramente estos fragmentos se conserven como reliquias en las casas de los descendientes de aquellos soldados, o incluso quien sabe, hayan acabado en la basura al no conocer el valor real de dichos objetos. Lo único que queda claro es que, desafortunadamente, la historia siempre la escriben los vencedores y la verdad es a veces dificil de conocer.

No hay comentarios: