Si la Historia Militar o de las Fuerzas de Seguridad, te apasiona. Si la Militaría es tu afición. Si quieres conocer la Historia, sin valorar ideas ni convicciones políticas, sin tendencias, sin manipulaciones. La Historia Militar, sólo la vivida por sus principales protagonistas, los SOLDADOS que la han padecido.



¡Seguro que te gustará este Blog!


viernes, 22 de febrero de 2019

EL CAMPO DE ENTRENAMIENTO DE LA LEGIÓN EXTRANJERA EN LA SELVA DE LA GUAYANA FRANCESA


El desconocido y exigente campo de entrenamiento de la Legión Extranjera en la selva de la Guyana Francesa

Gerardo LissardyEnviado especial de BBC Mundo a la Guyana Francesa

7 enero 2016


Es medianoche en la selva tupida de la Guyana Francesa y el brasileño Júlio César evoca el día en que decidió alistarse en la Legión Extranjera: "Toda mi familia se reunió y dijeron: ¿qué vas a hacer ahí?".

Después de todo, esta tropa del Ejército francés tuvo durante mucho tiempo fama de reunir criminales, asesinos, sádicos y otra clase de gente con la que es poco aconsejable compartir abrigo o baño.
Pero Júlio César, que ni siquiera era militar, hizo oídos sordos y siguió adelante con su plan, concebido después de ver por TV en su hogar de Río de Janeiro un reportaje sobre un legionario.
Once años más tarde y con 35 de edad, cuenta que en la Legión Extranjera ha vivido situaciones extremas. Como aquel ejercicio cargando un soldado a costas mientras se hundía en el barro movedizo. O cuando lo enviaron a Afganistán y se encontró con "mucho combate".


Image captionEl brasileño Júlio César, sargento-jefe de la Legión Extranjera, con la boina verde y una lata de café en mano durante una misión en Kourou.


Desde hace un año y medio vive en la Guyana Francesa, donde los legionarios son sometidos a uno de los entrenamientos militares de supervivencia selvática más duros que se conozcan.
El adiestramiento incluye días de internación en la jungla sin más comida que los animales y frutos del lugar, decenas de kilómetros de marchas diarias bajo el intenso calor y la humedad, o nados en ríos poblados por caimanes.
De cabeza rapada, boina verde y uniforme camuflado, Júlio César es ahora francés, sargento-jefe y se figura cuál podría ser su próximo destino.
"Si mis superiores me mandan un día en una misión contra el Estado Islámico, iré seguro", dice sobre el grupo extremista al que Francia declaró la guerra tras los ataques en París que dejaron 130 muertos en noviembre.
"Tengo ganas de ir", afirma.

* * *

Lo primero que llama la atención al entrar al despacho del coronel Jérôme Ransan en la localidad francoguyanesa de Kourou es el jaguar embalsamado.
Tiene la boca abierta y está acostado, debajo de la bandera condecorada del tercer Regimiento Extranjero de Infantería (3er REI), que el coronel Ransan comanda en este remoto rincón de Sudamérica, entre Brasil y Surinam.


Image captionEl coronel Jérôme Ransan, en su despacho junto a un jaguar embalsamado y la bandera del tercer Regimiento extranjero de infantería que comanda en la Guyana Francesa,.

Sentado en un sillón, el oficial de 44 años sostiene que la legión tiene el mismo objetivo desde que fue creada en 1831: ser una tropa de combate al servicio de Francia, integrada por voluntarios de varios países.
Actualmente hay casi 150 nacionalidades diferentes entre sus 7.800 hombres, y Ransan asegura que los servicios de seguridad franceses verifican sus antecedentes.
"Hoy la Legión Extranjera no acepta criminales, no acepta personal procesado por asuntos de drogas, de asesinatos, de violaciones", aclara.
De todos modos, los candidatos pueden solicitar que los recluten con una identidad diferente a la real cuando se presentan por primera vez, en la Francia metropolitana.
Un folleto de la legión explica que esto "ofrece una ‘segunda oportunidad’ a quienes quieran dar vuelta una página y necesitan o quieren comenzar de nuevo".
Al hablar con la prensa, los legionarios sólo pueden revelar su primer nombre, algo que según sus superiores responde a razones de seguridad, ante las amenazas extremistas que enfrenta Francia.

Image captionReparto de municiones durante una misión para proteger un lanzamiento del Centro Espacial Guyanés.


Las filas de la legión suelen reflejar la evolución de los conflictos en el mundo: recibieron excombatientes de las guerras civiles de Rusia en los años 20 y España en los 30, y tras la Segunda Guerra Mundial llegaron numerosos alemanes.
Hoy buena parte se integra desde los países de la ex Unión Soviética, así como de Europa central y balcánica.
Los latinoamericanos suman 9% de la fuerza y provienen desde el norte de México hasta el sur de Chile.
"No soy mercenario", se ataja el cabo-jefe Alex, un serbio de 37 años que combatió en las guerras que desmembraron Yugoslavia y hace una década entró a la Legión Extranjera.
"No estoy aquí para matar a alguien; recibo mi ficha de pago cada mes", agrega en voz baja, marchando fusil en mano con una patrulla nocturna antes del lanzamiento de un satélite en Kourou.

* * *

Custodiar el Centro Espacial Guyanés es una misión primordial de la legión en este departamento de ultramar de Francia, cuyos siniestros presidios alojaron en condiciones inhumanas a criminales y presos políticos deportados hasta los años 40.
El operativo militar montado a comienzos de mes para el despegue del satélite europeo Lisa Pathfinder, destinado a probar tecnología que detecte las ondas gravitacionales que Albert Einstein teorizó un siglo atrás, moviliza a cientos de legionarios.

Derechos de autor de la imagenGETTYImage captionEl satélite Lisa Pathfinder despega de la base de la Agencia Espacial Europea en la Guyana Francesa.


Allí va por ejemplo, junto a un ruso que evita dar su nombre, el chino Zhihao, que tiene 33 años y parece adorar su fusil FAMAS, pese a que ha tenido que cargar sus casi cuatro kilos en marchas de 40 kilómetros por el monte.
"Te acostumbras", asegura en un francés con acento propio.
La transformación de los legionarios para actuar en la jungla se desarrolla en el campamento Szutz, un centro de entrenamiento en la Guyana Francesa que ha adiestrado también unidades de otros países, incluidos algunos sudamericanos.
"La selva es el sitio más duro que hay", dice Adrián, un legionario español de 21 años. "Te dicen que no vas a comer o que no hay agua para beber. Simplemente es tema psicológico: desmoralizar a los soldados, pero con el fin de hacerlos fuertes".

Image captionUn campamento de legionarios en la selva, "el sitio más duro que hay".

Cuenta que entre los animales que se comen está el agouti, un roedor que habita la zona: "Le metes un palo por el culo, se lo sacas por la boca, al fuego y… delicioso".
Hélmer, un portugués de 25 años, recuerda el día en que pasaba "mucha hambre" y de pronto se cruzó con una serpiente.
"La serpiente quería atacarme pero yo quería comerla. Y comencé a correr atrás de la serpiente, que se fue. No la encontré", recuerda. "De todos los animales que encontramos en la selva, el que más me gusta es el caimán".
A la hora de narrar los peligros de la selva, los legionarios tienen una larga lista: de escorpiones a monos grandes, que arrojan ramas desde lo alto de los árboles.
Pero temen especialmente a los más pequeños: los insectos flebotomos, que transmiten la leishmaniasis (un mal que causa desde úlceras cutáneas que cicatrizan espontáneamente, hasta formas fatales en las cuales se presenta inflamación grave del hígado y del bazo) y los mosquitos que provocan malaria y otras enfermedades capaces de causar la baja de un legionario.

* * *

En un amplio comedor de Kourou, el coronel Ransan y otros oficiales cantan de pie alrededor de una mesa la marcha de la legión, que se llama igual que un embutido francés: Le Boudin (La morcilla).
Explican que el nombre tiene su origen en una tela enrollada que los antiguos legionarios solían llevar sobre su mochila y que se asemejaba a una… morcilla.

La letra comienza mencionando tres veces el boudin. También habla de campañas lejanas, fiebre, fuego, dolores y muerte.


Luego brindan con un tinto de la propia legión, un Côtes de Provence producido por veteranos combatientes en un viñedo del sur de Francia, e inician un almuerzo de tres platos con una entrada de jamón crudo y melón.
La Legión Extranjera ha participado en combates en varios rincones del mundo, desde su bautismo de fuego en Argelia, su vieja cuna, hasta México en el siglo XIX; desde Indochina hasta Yibuti en el siglo XX.
Pasó de defender las viejas conquistas coloniales de Francia a intervenir en conflictos modernos, ya sea en países en crisis humanitarias o en apoyo a gobiernos aliados de París.

Image captionDe quepis blanco, este exmilitar mexicano ha estado en Afganistán, Chad y Kosovo por la Legion Extranjera.

"A veces en el zapato traes hasta tierra de cuatro o tres continentes", dice Edgar, un cabo-jefe mexicano de 41 años que pasó de integrar un batallón de infantería marina en Acapulco a alistarse en 2001 a la legión, que lo envió a Afganistán, Chad y Kosovo.

Vistiendo el clásico quepis blanco en la cabeza, comenta que ahora llegan reclutas "universitarios sin mucha experiencia militar".
"Pero esos niñatos son necesarios porque la diversidad es lo que hace a la fuerza de la legión", prosigue. "Muchos vienen animados por los supersueldos, pero se rompen una pierna o lo otro y no duran mucho".

* * *

En efecto, la paga es una de las razones principales por la cual muchos extranjeros se alistan.
Kristian, un legionario venezolano que lleva uno de sus 20 años de vida en la Guyana Francesa, cuenta que su salario base es de 1.600 euros, pero cuando está en el terreno cobra 30 euros extra por día.

Image caption"Puedes ganar hasta 2.400 euros por mes", dice Kristian, un legionario proveniente de Venezuela.

"Al final puedes ganar hasta 2.400 euros por mes", señala, una suma equivalente a unos US$2.600.
Además, si siguen en la legión tras el contrato obligatorio inicial de cinco años, pueden aspirar a ser naturalizados franceses si tienen buenas referencias de sus superiores, o a recibir una pensión francesa tras 17 años y medio de servicio.
"Antes eran 15 años… Es la crisis", murmura Tibi, un auxiliar sanitario rumano de 35 años que acaba de quemarse la palma de las manos al deslizarlas por una cuerda gruesa en un ejercicio que simula un salto de helicóptero, pese a que llevaba guantes.
Su superior es el capitán Geoffroy, un francés de 27 años que llegó hace apenas cuatro meses a la Guyana Francesa con un posgrado en relaciones internacionales.

Image captionUn grupo de legionarios extranjeros sale de patrulla por la selva de la Guyana Francesa.


Pero otros aseguran que se sumaron a la legión en busca de aventuras, como el cabo Juan, un chileno de 31 años que trabajaba en plataformas petroleras de la Patagonia y quería "cambiar el ritmo de vida".
"He aprendido lo que es el rigor de una vida militar", comenta tras cinco años de servicio en los que ha cumplido misiones en Mali, Costa de Marfil y Yibuti. "Te llevan a ser rústico, al límite".
En la Guyana Francesa, donde el 3e REI está desde 1973 y 50 de sus hombres han perdido la vida, los legionarios también participan de operaciones selváticas contra la búsqueda clandestina de oro, una actividad bastante frecuente en el lugar.
El peruano Julio recuerda cuando, entrenándose para esa misión, un helicóptero los dejó a él y otros nueve legionarios junto a cuatro gendarmes franceses en plena jungla, para que aprendieran a volver a la base.

Image caption"Mucha gente se quedó con la imagen de que había puros locos", dice sobre la legión este peruano que antes de alistarse era jardinero.

Cuenta que la vegetación virgen era tan impenetrable que finalmente se lanzaron con sus mochilas a un río repleto de caimanes: flotaron durante tres días en la corriente, hasta que lo lograron.
Hoy tiene 34 años, una medalla al valor por sus servicios en Afganistán, ciudadanía francesa y también dice estar resuelto a combatir contra Estado Islámico, aunque por ahora no hay ninguna señal de que eso vaya a ocurrir.
Ha pasado de ser jardinero en su antigua vida civil a sargento, y niega muy convencido que legión sea tan abominable como creen por ahí.

"Mucha gente se quedó con la imagen de que había puros locos", reflexiona. "Me encontré con algunos locos, sí… Pero no todos".


GUAIDÓ VIAJARA A LA FRONTERA DESAFIANDO A MADURO

Guaidó ahonda su desafío a Maduro y viaja a la frontera para recibir las ayudas

El político venezolano tiene una prohibición expresa del Tribunal Supremo de salir del país



El viaje de Guaidó es, por tanto, un elemento determinante en este clima de máxima tensión. Fue comunicado el jueves por la noche tras días de suspenso. La caravana, integrada por decenas de vehículos con dirigentes parlamentarios, asesores y algunos con voluntarios, salió de la capital de forma desordenada a lo largo de la mañana, en medio de una nebulosa e informaciones contradictorias proporcionadas por su propio equipo. Entre Caracas y San Antonio del Táchira hay casi 800 kilómetros, lo que supone un trayecto por carretera de al menos 10 horas sin contar los frecuentes controles de las fuerzas de seguridad.
Su objetivo era sortear a los agentes de la Guardia Nacional Bolivariana y llegar a la frontera, por lo que sus colaboradores evitaron que se informara con precisión durante el camino. Al abierto desafío al Gobierno se suma, además, la circunstancia de que una de las medidas cautelares impuestas al dirigente por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) es la prohibición de salir de Venezuela. Con estas premisas, la posibilidad de que Guaidó entre en Colombia o incluso pueda acercarse a los pasos fronterizos es todavía una incógnita. Al mismo tiempo, no existe todavía claridad en torno a los pormenores del operativo que busca el ingreso de las ayudas a partir de mañana.
“Desde el Táchira se despliega un esfuerzo importante por resguardar la vida de los venezolanos y organizar la entrada de la ayuda humanitaria”, se limitó a recordar Guaidó antes del viaje a través de las redes sociales. “Hoy la entrada de la ayuda humanitaria es inminente e indetenible. Somos millones los que queremos un cambio en Venezuela y este es el primer paso”, dijo el diputado Miguel Pizarro, presidente de la comisión especial responsable del seguimiento de las entregas.
Desde el viernes el municipio colombiano de Cúcuta y el venezolano de San Antonio serán, antes que nada, el escenario de una batalla entre la llamada comunidad internacional —a la que este jueves se unió la Iglesia católica, a través de la Conferencia Episcopal de Venezuela— y el chavismo. Habrá dos eventos musicales. Uno para exigir la entrada de la ayuda, dirigida en una primera fase a mujeres embarazadas y menores de tres años, y otro para agitar el fantasma de una intervención militar.

Guerra psicológica

Pese a rechazar esta ayuda, el Gobierno de Maduro reconoció este jueves su necesidad tras haberla negado repetidamente. La vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, afirmó que entregará una lista de medicamentos para “asistencia técnico-humanitaria a través de la ONU de la cual puede disponer la UE”. Esa posibilidad busca la complicidad de Bruselas frente a Washington y se enmarca en una estrategia que intenta rebajar la presión. “Incluso en caso de que ellos no estén en esa capacidad [de ofrecerla gratis], Venezuela está dispuesta a cancelar [pagar] esa asistencia”, añadió.
De un lado y de otro, todos buscan lo mismo: el apoyo de las Fuerzas Armadas. Guaidó lleva semanas tratando de convencer a la cúpula militar, a los oficiales y a los soldados, quienes tendrán que decidir en definitiva si dejar entrar los cargamentos. Busca una división en el seno de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), esencial para alcanzar el poder en Venezuela. Sin embargo, pese a un goteo más o menos constante de deserciones, el presidente del Parlamento todavía no se ha garantizado su apoyo. Mientras tanto, Maduro y su Gobierno, cada vez más solos en el tablero internacional, se emplean en exhibir en la inmensa mayoría de los actos públicos el respaldo de los uniformados a la causa chavista.
“Están aplicando el manual de la guerra psicológica para debilitar a nuestro país, a nuestro Estado, a nuestro pueblo y a nuestra FANB, porque subestiman la preparación, la firmeza moral y el carácter bolivariano de los militares venezolanos”, afirmó Maduro, quien fue más allá al dirigirse a las Fuerzas Armadas de Colombia. “Les hago un llamado a las fuerzas militares de Colombia”, dijo el mandatario, “para que alcen su voz frente a Iván Duque que los quiere llevar a una guerra”.

EL YIHADISTA FRANCÉS FABIEN CLAIN, QUE REVINDICÓ LOS ATENTADOS DE BATACLAN, HA MUERTO EN UN BOMBARDEO DE LA COALICIÓN EN SIRIA

Abatido en Siria el yihadista francés que reivindicó los atentados de Bataclan

Según reveló este jueves la emisora de radio pública France Inter, Clain falleció en un ataque aéreo de la coalición que combate a Daesh en Baguz


ParísActualizado:

El terrorista francés Fabien Clain
Según reveló este jueves la emisora de radio pública France Inter, Clain falleció en un ataque aéreo de la coalición que combate a Daesh en Baguz, uno de los últimos bastiones de esa organización en Siria.El yihadista francés Fabien Clain, conocido por haber reivindicado en nombre de la organización Daesh los atentados del 13 de noviembre de 2015 contra varias terrazas y la sala Bataclan en París, murió el miércoles en un bombardeo en Siria.
En el mismo bombardeo su hermano Jean-Michel Clain fue herido de gravedad, según la misma fuente, que explicó que, pese a todo, todavía se necesitará un examen de ADN para confirmar sus identidades al 100%.
Los dos hermanos habían sido detectados hace unos días en esa región del este de Siria, la última en manos de los yihadistas.
Fabien Clain fue la voz que asumió en nombre de Daesh la autoría de los ataques del 13-N, en los que murieron 130 personas a manos de varios comandos de yihadistas.
La Justicia francesa había emitido una orden internacional de busca y captura contra los dos hermanos, que se sospecha eran las últimas figuras relevantes vinculadas con aquellos atentados que todavía no habían muerto o sido capturadas.


LA PRESIÓN INTERNACIONAL QUIEBRA LA UNIDAD DE LOS MILITARES CON MADURO

La presión contra Maduro ya quiebra la unidad de los militares venezolanos

En este momento existe una tensa calma en los cuarteles del país

Jorge Benezra
Enviado especial a Cúcuta (Colombia)Actualizado:



Archivo GAGOMILITARIA
El ministro de la Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, de inmediato ha reaccionado y calificado como «arrogantes» y cargadas de «soberbia» las recientes declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha pedido «desobedecer» a Nicolás Maduro. Además, ha tildado de «grave» e «insólito» que Trump «se atribuya» la posibilidad de comandar la institución castrense.El alto mando militar venezolano nuevamente se encuentra atrapado en una tempestad. La propuesta de amnistía del presidente encargado, Juan Guaidó, para que la cúpula castrense de su país retire el apoyo a Nicolás Maduro y deje pasar la ayuda humanitaria ha sido repetida por el senador republicano estadounidense Marco Rubio, además de por John Bolton, asesor de Seguridad Nacional, y por Craig Faller, comandante del Comando Sur de los Estados Unidos. También por el propio presidente, Donald Trump, que les ha recordado la amnistía, pero les ha amenazado con «perderlo todo» si no se ponen del «lado correcto de la historia».
«Aquí tenemos presidente: Nicolás Maduro Moros. No van a poder pasar por la conciencia, el espíritu patriótico de los hombres y mujeres de la Fuerza Armada por la vía de la fuerza para imponer un gobierno títere, genuflexo, entreguista y antipatriótico. No lo van a poder lograr, van a tener que pasar por estos cadáveres», ha enfatizado Padrino, acompañado de los integrantes del alto mando militar y ratificando su «lealtad» a Maduro, a quien consideran su «comandante en jefe».


En este momento existe una tensa calma en los cuarteles venezolanos. Una fuente militar de Caracas ha confirmado a ABC que varios miembros del alto mando se encuentran en «estado general de sospecha». Esa es la razón por la que «mi general Padrino ha salido al paso con un discurso contra la intervención extranjera, pero consciente de que los informes de la Dirección de Inteligencia Militar DGCIM han señalado que existen serias sospechas que antes del 23 de febrero podrían darse alguna situación irregular con mandos, que pueda generar un quiebre en la moral de nuestros soldados».
La era de Maduro ha estado llena de cosnpiraciones, lo que dice mucho del sentimiento de los uniformados. La ONG Justicia Venezolana ha contabilizado mas de 150 militares presos, casi la mitad de ellos aún con el estatus de «activos», acusados del delito de traición a la patria.
La fuente a la que ha tenido acceso ABC también nos señala que la Dirección de Inteligencia Militar está desplegada en toda la frontera entre Colombia y Venezuela, donde investiga los movimientos de las brigadas de Apure, Táchira y Zulia, donde habría oficiales conspirando. Ese sería el caso de los militares adscritos a la 2509 CIA de Francotiradores,capturados hace tres días en la población de Ureña. «Hay unidades especializadas que operan con oficiales específicos, y el temor es que estos deserten para no acatar la ordenes de mi general Padrino», dice.
Los rumores de traición a la patria apuntan incluso nombres específicos como el del Comandante General del Ejercito, Suárez Chourio, que habría tenido varios «desacuerdos» con el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, por no querer negociar con la oposición. Sin embargo, a nivel interno Chourio no tiene «liderazgo ni ascendencia», ni la fuerza para poder enfrentarse a Padrino López. Además, es visto por sus homólogos como «un mandadero que llegó hasta el más alto rango por su amistad con Chávez». Incluso varias veces se ha dicho que sería el proximo Ministro de la Defensa, cosa que no ha sucedido. Es una cebo, por lo que los verdaderos sospechosos deben de estar entre los que «comandan la armada o la aviación».
La división ideológica dentro de sus filas es una realidad. Desde la década de los 90, cuando el fallecido presidente Hugo Chávez protagonizó sus dos intentos de alzamiento, los militares venezolanos se volvieron una pieza clave en el desarrollo político de la nación. A tal punto que fueron militares quienes respaldaron la destitución en la presidencia de Chávez, la madrugada del 11 de abril del 2002, pero también militares los que demandaron su retorno.

La Fuerza Armada se ha convertido en eje político del proceso actual, y se ha transformado en una suerte de ejército miliciano, donde parece que no existe jerarquía ni disciplina ni obediencia fundada en los rangos. Se trata, pues, de una institución fragmentada entre quienes comparten el proyecto del partido chavista y quienes, activa o pasivamente, se oponen al mismo. Las próximas horas serán vitales, esperando la reacción final de los militares al ultimátum de Guaidó, que les exige ponerse del lado de la Constitución y salvar millones de vidas que necesitan la ayuda sin ningún tipo de derramamiento de sangre.


UNA MUJER MUERTA EN LA FRONTERA DE VENEZUELA CON BRASIL, POR DISPAROS DE LOS MILITARES MADURISTAS

Denuncian la muerte de una venezolana en la frontera con Brasil por disparos de los militares

El enfrentamiento ha dejado al menos 15 heridos de bala


CARACASActualizado:
Soldados venezolanos llevan a una mujer de los brazos en la frontera con Brasil
En declaraciones al canal en línea VIVOplay, De Grazia indicó que en horas de la mañana se presentó «un tiroteo donde hay 15 personas heridas hasta ahora. Tres de ellas han sido trasladas hasta el hospital de Santa Elena de Uairén (en Bolívar), una fallecida indígena». Según el parlamentario, los enfrentamientos se registran desde el jueves, día en que el gobernante Nicolás Maduro ordenó el cierre de la frontera con Brasil.Los diputados opositores del estado venezolano de Bolívar, fronterizo con Brasil, han denunciado este viernes la muerte de una mujer en un enfrentamiento entre la Fuerza Armada y una comunidad indígena que «defiende» el ingreso de la ayuda humanitaria al país. El enfrentamiento ha dejado al menos 15 heridos de bala, 3 de ellos de gravedad, según dijeron los parlamentarios Américo de Grazia y Ángel Medina en Twitter.
La mujer fallecida, de nombre Zoraida Rodríguez, es una vendedora de empanadas que se encontraba en la zona en la que se registró el enfrentamiento, la comunidad de Kumaracupay, mientras que los heridos son todos hombres. Solo tres de ellos y debido a su gravedad fueron trasladados inmediatamente a un centro de salud, pues según De Grazia, no hay gasolina ni ambulancias que puedan trasladar a los demás.
El diputado también denunció que la comunicación en la entidad es «fatal» y que las comunidades indígenas están «en pie de guerra contra la usurpación» del Gobierno de Nicolás Maduro, a quien la oposición considera ilegítimo por ganar unas elecciones tachadas de fraudulentas. Por su parte, la legisladora Larissa González indicó en su cuenta en Twitter que la comisión parlamentaria asignada para la frontera de Brasil para recibir la ayuda humanitaria se dirige a la comunidad de Kumaracapay.

Cierre fronterizo

Venezuela atraviesa una grave crisis económica que ha ocasionado escasez de alimentos y medicinas desde hace cinco años, y que se agrava a medida que pasa el tiempo.
En medio de esta situación, el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, que anunció asumir funciones como presidente interino del país al considerar ilegítimo a Maduro, ha establecido como prioridad el ingreso de ayuda humanitaria a Venezuela.
Las donaciones que vienen de Estados Unidos y otros naciones se encuentran en puntos de acopio en países vecinos de Venezuela como Colombia, Brasil y la isla de Curazao.

Pero Maduro ordenó ayer el cierre de la frontera con Brasil y con las islas de los Países Bajos, incluyendo a Curazao, mientras analiza si hace lo mismo con el paso a Colombia. Posteriormente, Guaidó ordenó la apertura de la frontera con Brasil y mantener las relaciones diplomáticas con las islas.