Si la Historia Militar o de las Fuerzas de Seguridad, te apasiona. Si la Militaría es tu afición. Si quieres conocer la Historia, sin valorar ideas ni convicciones políticas, sin tendencias, sin manipulaciones. La Historia Militar, sólo la vivida por sus principales protagonistas, los SOLDADOS que la han padecido.



Seguro que te gustará este Blog

SIGUENOS !!



TODOS LOS DÍAS...Y TAN SÓLO EN UNA ÚNICA PÁGINA. PODRÁS CONSULTAR: NOTICIAS PUBLICADAS EN LOS DISTINTOS MEDIOS, HISTORIA,
EFEMÉRIDES, PROTAGONISTAS, ANÉCDOTAS, FRASES......¡TODO SOBRE LA HISTORIA MILITAR!




sábado, 22 de noviembre de 2014

ROY WOOLDRIDGE....EL INGLÉS QUE SALVO ROMMEL DEL PELOTÓN DE FUSILAMIENTO

El inglés al que Rommel salvó del pelotón de ejecución e invitó a cerveza y a tabaco
 
luis ventoso / corresponsal en londres
Día 21/11/2014 - 18.32h
Temas relacionados

El zapador Roy Wooldridge fue sorprendido cuando espiaba vestido de paisano las defensas alemanas en una playa del norte de Francia


En la imagen, a la derecha, Roy Wooldridge
Roy Wooldridge tiene 95 años y que esté todavía vivo es un milagro. No solo por su avanzada edad, sino porque debería haber muerto en mayo de 1944, unas semanas antes del desembarco de Normandía del 6 de junio. Si sigue aquí es por la clemencia de un enemigo, y no uno cualquiera. Su salvador fue Erwin Rommel, el más célebre y prestigioso de los generales alemanes de la Segunda Guerra Mundial.
 
Wooldridge, zapador con grado de capitán en el Real Cuerpo de Ingenieros británico, disfrutaba aquel verano de un corto permiso de luna de miel en Londres. Al volver del teatro con su flamante mujer, en el hotel le aguardaba un telegrama que le ordenaba presentarse inmediatamente en su unidad. Un avión de reconocimiento aliado había tomado fotos de las playas del Norte de Francia, pero en las imágenes no se lograba vislumbrar bien qué defensas habían emplazado allí los alemanes. Había que arriesgarse a pisar el terreno y el capitán Wooldrige y un infante de Marina que lo escoltó fueron los elegidos. A una milla de la línea de costa, saltaron a un bote y se acercaron remando hasta la playa de Onival, en la Picardía francesa. El zapador constató que había postes con minas antitanques en su extremo, regresó para informar y volvió a tierra para seguir informando. Pero en el regreso lo interceptó una patrullera alemana.
 

Imagen del paquete de tabaco que le dio Rommel
 
Los alemanes llevaron al prisionero inglés a una casa rural, donde lo interrogaron durante dos semanas y logró guardar silencio sobre su misión. Su destino parecía sellado. En octubre de 1942 Hitler había promulgado la «Kommandobefehl», una orden de ejecución sumaria de todos los comandos, milicianos sin uniforme o espías que fuesen capturados por los nazis. El pelotón de fusilamiento era el único horizonte para Wooldridge. No fue así. Una mañana fue trasladado a un castillo y recibió la orden de lavarse y adecentarse, porque iba a ver «a alguien muy importante».
Sus guardianes lo condujeron a un despacho donde lo aguardaban Rommel, el legendario «Zorro del Desierto», al que el inglés reconoció al momento, así como a su acompañante, Von Rundstedt, su ayudante de campo. Ambos interrogaron a Wooldridge y le advirtieron que sería ejecutado si no contaba qué hacía en suelo francés. Pero el inglés tampoco habló esta vez. Tras las preguntas, Rommel le preguntó su necesitaba algo. «Sí, una buena comida, una pinta de cerveza y un paquete de tabaco», respondió el inglés. Los camareros personales del general le sirvieron una abundante comida, su cerveza y le dejaron sobre la mesa la cajetilla de cigarrillos alemanes. «No lo podía entender», ha contado el superviviente a la BBC, que el domingo emitirá su testimonio. «Me salvé de morir en la guerra gracias a Rommel, que era un alemán bueno y un luchador limpio». Wooldridge fue enviado del castillo a un campo de prisioneros, donde pasó lo poco que restaba ya de la contienda.

El final trágico de Rommel

El zapador es probablemente uno de los pocos soldados que pudo conocer a los dos grandes antagonistas, el mariscal inglés Bernard Montgomery y Erwin Rommel. Montgomery derrotó al «Zorro del Desierto» en la segunda batalla de El Alamein, en Egipto. Pero nadie duda de que el alemán era un estratega muy superior al inglés, cuya tozudez y parsimonia han sido cuestionadísimas, hasta el punto de que muchos historiadores sostienen que si Montgomery se hubiese movido más rápido se habrían podido salvar muchas vidas aliadas tras el Desembarco de Normandía. Wooldridge recibió la medalla de la Orden del Imperio Británico precisamente por su comportamiento heroico en El Alamein, donde contribuyó a despejar un campo de minas bajo fuego enemigo. Tras la guerra, el zapador se dedicó a la docencia y llegó a ser el director del College de Arte y Tecnología de Derby.
Como es bien conocido, la historia de Rommel (1891-1944) tiene un final más trágico. Su coche fue bombardeado en Francia por los aliados y el general sufrió gravísimas lesiones en el cráneo, de las que sobrevivió tras una prodigiosa intervención quirúrgica. Cuando guardaba convalecencia en su casa familiar en Alemania, se presentaron en el domicilio militares de alto rango, acompañados de soldados de las SS, que le dieron a elegir entre el suicidio o la deshonra de un juicio bajo la acusación de ser cómplice del atentado fallido de Von Stauffenberg contra Hitler en julio de 1944. Rommel les explicó brevemente la situación a su mujer y a su hijo, y salió en un coche con sus visitantes, que se detuvo a medio camino para que procediese a suicidarse. Si formaba parte o no del complot para matar al genocida ha sido objeto de muchos debates. También se ha discutido cuál era el grado de compromiso real de Rommel con el nazismo. Pero la leyenda, que algo tiene siempre de verdad, lo ha dejado en la historia como un caballero en el campo de batalla, además de un prodigioso general, que solo fue derrotado cuando quedó en clara inferioridad de medios materiales.

 

No hay comentarios: