Si la Historia Militar o de las Fuerzas de Seguridad, te apasiona. Si la Militaría es tu afición. Si quieres conocer la Historia, sin valorar ideas ni convicciones políticas, sin tendencias, sin manipulaciones. La Historia Militar, sólo la vivida por sus principales protagonistas, los SOLDADOS que la han padecido.



Seguro que te gustará este Blog

SIGUENOS !!



TODOS LOS DÍAS...Y TAN SÓLO EN UNA ÚNICA PÁGINA. PODRÁS CONSULTAR: NOTICIAS PUBLICADAS EN LOS DISTINTOS MEDIOS, HISTORIA,
EFEMÉRIDES, PROTAGONISTAS, ANÉCDOTAS, FRASES......¡TODO SOBRE LA HISTORIA MILITAR!




sábado, 22 de noviembre de 2014

JOAN CLARKE, LA MUJER QUE DESCIFRÓ LA CLAVE DE "ENIGMA" Y GANO ELLA SOLA MEDIA GUERRA

Joan Clarke, la mujer que descifró el enigma alemán en la Segunda Guerra Mundial

  • 11 noviembre 2014
   
Joan Clarke.
Joan Clarke (izquierda) llegó a ser la subdirectora del departamento encargado de descifrar los mensajes de la Armada alemana.

El ingenioso trabajo de la británica Joan Clarke (1917–1996) como criptoanalista durante la Segunda Guerra Mundial salvó incontables vidas.
 
Su talento fue suficientemente formidable como para ganarse el respeto de algunas de las mentes más brillantes del siglo XX, a pesar del sexismo de aquel tiempo.

Pero aún así, la historia la ha tratado con menos consideración que a su colega en Bletchley Park, la Escuela de Códigos y Cifrado del gobierno de Reino Unido (GC&CS, por sus siglas en inglés), situado a 80 kilómetros de Londres.

Alan Turing, a diferencia de la desconocida Clarke, es recordado como un héroe.
Sin embargo, la británica trabajó en el centro neurálgico para quebrar el tráfico de los mensajes enemigos, aquellos creados por los cifradores alemanes con una máquina llamada Enigma.

El enigma alemán

Enigma fue creada por el ingeniero alemán Arthur Scherbius a finales de la Primera Guerra Mundial y disponía de un mecanismo de cifrado rotatorio, que permitía usarla tanto para cifrar como para descifrar mensajes.
Réplica de la máquina Enigma.
Enigma era una máquina con un mecanismo de cifrado rotatorio que permitía codificar y decodificar.
A partir de 1930 la adoptaron las fuerzas militares de Alemania y se usó ampliamente por su facilidad de manejo y supuesta inviolabilidad.
La también matemática fue una experta en Enigma y gracias a su dedicación fue ascendida a subdirectora del Hut 8, el departamento del GC&CS dedicado a descifrar los mensajes de la Armada alemana creados con dicha tecnología.

Clarke y Turing fueron amigos y confidentes durante toda su vida y, durante un breve tiempo, estuvieron prometidos.

La historia de esta criptoanalista ha sido inmortalizada por la actriz británica Keira Knigthley en la película The Imitation Game.

Trabajo de oficina

En 1939 Clarke fue reclutada para el GC&CS por uno de sus tutores en la Universidad de Cambridge, donde había obtenido un doble título en Matemática.

Como era típico con las chicas de Bletchley (se les decía "chicas", no "mujeres"), al principio le asignaron un puesto de secretaria por el que le pagaban unos US$3 por dos semanas, bastante menos que a sus homólogos masculinos.
Keira Knightley como Joan Clarke en "The Imitation Game".
Keira Knightley interpreta a Joan Clarke en la película "The Imitation Game".
En pocos días, sin embargo, destacó por sus habilidades e instalaron un escritorio extra para ella en la pequeña habitación del Hut 8 ocupado hasta entonces por Turing y un par de empleados más.
Para poder cobrar por su nuevo puesto, Clarke tuvo que ser clasificada como lingüista, ya que la burocracia del funcionariado británico no tenía protocolos para emplear a una criptoanalista mujer.
Con gran gusto rellenaría después los formularios: "grado: lingüista, idiomas: ninguno".

Salvar vidas

Los mensajes cifrados de la marina eran mucho más difíciles de "romper" que el resto de los códigos alemanes.

Estas comunicaciones a las que se dedicaban Clarke y sus colegas estaban a menudo relacionadas con los submarinos que perseguían a los barcos aliados encargados de transportar tropas y suministros desde Estados Unidos a Europa.

La tarea de Clarke era romper el cifrado de estos en tiempo real, uno de los quehaceres con más presión de Bletchley.
Submarinos durante la Segunda Guerra Mundial.
Los mensajes que debían descifrar Clarke y sus colegas solían estar relacionados con los submarinos alemanes que perseguían barcos aliados.
Así lo asegura Michael Smith, el autor de varios libros sobre el proyecto Enigma.
Los mensajes que ella decodificaba resultaban casi inmediatamente en alguna acción militar, explica Smith.

Y como consecuencia, los submarinos solían ser hundidos o obligados a circunnavegar, salvando así miles de vidas.

El beso de Turing

Durante ese tiempo, la relación de Clarke y Turing se hizo más estrecha y solían coordinar sus días libres para poder pasar más tiempo juntos.

En 1941 Turing le propuso matrimonio, aunque el compromiso duró poco.
"Hicimos varias cosas juntos, fuimos al cine y tal, pero ciertamente fue una sorpresa cuando me dijo: '¿Podrías considerar el casarte conmigo?', contó Clarke en una entrevista para un documental de la BBC en 1992.

A pesar de lo inesperado de la propuesta, no dudó en decir que sí.
"Después él se arrodilló ante mi silla y me besó, aunque no habíamos tenido mucho contacto físico hasta entonces", recordó.
"Al día siguiente supuse que iríamos a pasear, pero después del almuerzo me dijo que tenía una tendencia homosexual".

Y prosiguió: "Naturalmente, esto me preocupó un poco, porque sabía que era algo permanente, pero seguimos adelante".

Sin embargo, unos meses después Turing rompió el compromiso, seguro de que el matrimonio fracasaría.

Pareja de "raros"

Por encima de todo, siguieron siendo amigos hasta que él murió, en 1954.
Graham Moore, el guionista de la película The Imitation Game (El código enigma, 2014), dice que las similitudes entre ambos criptoanalistas fueron las que los unieron tanto.
"Ambos eran outsiders, ajenos al sistema. Tuvieron eso en común", explica.
"Además, eran capaces de ver las cosas de manera diferente al resto".
De hecho, compartían pasiones, como el ajedrez, los rompecabezas, la botánica y, en una ocasión, tejer.

Olvidada por la historia

Debido al secretismo que aún rodea a Bletchley Park, no se conoce la verdadera dimensión de los logros de Clarke.
A pesar de que en
 1947 recibió la Orden del Imperio Británico, una condecoración otorgada por la reina, por su trabajo durante la Segunda Guerra Mundial, nunca buscó ser el centro de atención.
Murió en 1996, sin casi haber contribuido al relato sobre el proyecto Enigma.
Pero la estima que le tuvieron sus colegas y el hecho de que "su igualdad para con los hombres nunca se pusiera en cuestión, incluso en aquellos días oscuros", como escribe Michael Smith, son un homenaje a sus notables habilidades.
Como dijo el director de The Imitation Game, Morten Tyldum, ella tuvo éxito como criptoanalista en una época en la que "la inteligencia en las mujeres no era apreciada".
De la Escuela de Códigos y Cifrado nació la sede de comunicaciones del gobierno de Reino Unido.
Había un puñado de mujeres decodificadoras en Bletchley, entre ellas Margaret Rock, Mavis Lever y Ruth Briggs.
Pero como asegura Kerry Howard, una de las pocas personas que se han preocupado de investigar los roles de ellas en la GC&CS, su contribución raramente se menciona.
"Hasta ahora la atención se ha centrado en los profesores de sexo masculino que dominaron el nivel superior en Bletchley," dice Howard.

Para encontrar información sobre las mujeres de Bletchley "hay que cavar mucho más profundo".
"Hay un montón de gente en este relato que debe tener su lugar en la historia", dice la actriz Keira Knightley, quien hace el papel de Clarke en la película.
"Joan es sin duda una de ellas".

No hay comentarios: