Si la Historia Militar o de las Fuerzas de Seguridad, te apasiona. Si la Militaría es tu afición. Si quieres conocer la Historia, sin valorar ideas ni convicciones políticas, sin tendencias, sin manipulaciones. La Historia Militar, sólo la vivida por sus principales protagonistas, los SOLDADOS que la han padecido.



Seguro que te gustará este Blog



TODOS LOS DÍAS...Y TAN SÓLO EN UNA ÚNICA PÁGINA. PODRÁS CONSULTAR: NOTICIAS PUBLICADAS EN LOS DISTINTOS MEDIOS, HISTORIA,
EFEMÉRIDES, PROTAGONISTAS, ANÉCDOTAS, FRASES......¡TODO SOBRE LA HISTORIA MILITAR!




jueves, 19 de febrero de 2015

GAGOMILITARIA NOTICIAS.-LA TRAGEDIA DE UN NIÑO SOLDADO


Foto: UNICEF/Ainga Razafy
"El intercambio de balas era muy fuerte. Era imposible echar a correr. Era difícil usar un arma..."
Cuando las palabras no le salen, David*, un niño de 16 años, tamborilea con sus dedos en la rodilla de su hermano mayor - tres golpecitos son suficientes para darle el impulso que necesita para continuar. Su suave voz y su cabeza inclinada disfrazan, en un primer momento, el horror y la brutalidad que ha experimentado por ser uno de los 12.000 niños reclutados por grupos armados de ambos bandos del conflicto en Sudán del Sur desde que se iniciase la violencia hace ya más de un año.

El día que cambió completamente la vida de David comenzó como cualquier otro. Dejó su casa en el estado de Unidad para ir al colegio y dijo adiós a sus padres, sin saber que, aquella tarde, ya no regresaría. En lugar de eso, hombres armados llegaron a su escuela y se lo llevaron junto a más de 100 de sus compañeros. Cuando los aterrorizados niños preguntaron por qué se los habían llevado, sus raptores les dijeron que era su deber defender a su tribu.

Rápidamente, David fue separado de sus compañeros de clase y mezclado en un campamento militar con un grupo de chicos de 13 a 18 años a los que nunca había visto. Allí soportó tres meses de un entrenamiento militar brutal en el que les enseñaban cómo usar armas y pelear.

"Lo peor era despertarse a las 3 de la mañana para entrenar hasta el anochecer y sólo comer tres veces a la semana", explica David. "Si no sabías utilizar un arma te pegaban. No había alternativa".

David, en el centro de protección de civiles.
 
Aunque había sido separado de los suyos, David se hizo amigo de algunos de los otros chicos que habían sido reclutados y, juntos, se apoyaban los unos a los otros en los horrores del día a día hasta finalmente trazar un plan para escapar.

Antes de que las cosas pudieran mejorar, la situación empeoró para estos chicos al ser llevados al campo de batalla y obligados a luchar. Era más de lo que podían soportar. Juntos decidieron arriesgar sus vidas y huir en cuanto se les presentase la oportunidad:

"Éramos infelices y decidimos marcharnos. Dejamos nuestras armas y uniformes detrás".
Bajo el pretexto de recoger madera como era habitual, 100 chicos dejaron los barracones para esconderse entre los arbustos. La mayoría se dirigieron hacia Jartum pero David y otros cuatro chicos escogieron el camino hacia las puertas del centro de Protección de Civiles (POC por sus siglas en inglés) en Bentiu, la base de las Naciones Unidas donde se refugian decenas de miles de personas desplazadas.

'Se acabaron las palizas'

Hoy vive con dos de los otros adolescentes en una tienda de campaña que pertenece a una familia que les ha acogido generosamente. En los tres meses que los chicos llevan en el campamento, se han esforzado por conseguir comida y provisiones básicas para la casa como mantas, mosquiteras y jabones.

"Ahora estamos mejor. Se acabaron las palizas. Pero aquí la vida no es buena y no tenemos libertad"

David tiene miedo de que su huida del grupo armado conlleve represalias contra sus padres, que todavía viven fuera del campamento. No les ha visto desde el día en que fue reclutado pero ha escuchado rumores acerca de que les han robado el ganado.

A pesar de todo por lo que ha tenido que pasar, David todavía puede sonreír. Cuando se le pregunta por tiempos más felices, su cara se ilumina y vuelve a parecer un niño. "Antes del conflicto jugábamos al fútbol, íbamos al colegio y veíamos películas". La realidad para David y miles de niños vulnerables sigue siendo muy dura.

"Aquí no hay nada. Estamos sufriendo y no tenemos colegio. Necesitamos paz en el país"

*El nombre del niño es ficticio para proteger su identidad.

UNICEF Sudán del Sur promueve que el Gobierno y los grupos armados acaben y prevengan el reclutamiento y utilización de niños en conflicto como parte de la campaña 'Niños, no soldados'.

 

No hay comentarios: