Si la Historia Militar o de las Fuerzas de Seguridad, te apasiona. Si la Militaría es tu afición. Si quieres conocer la Historia, sin valorar ideas ni convicciones políticas, sin tendencias, sin manipulaciones. La Historia Militar, sólo la vivida por sus principales protagonistas, los SOLDADOS que la han padecido.



Seguro que te gustará este Blog

SIGUENOS !!



TODOS LOS DÍAS...Y TAN SÓLO EN UNA ÚNICA PÁGINA. PODRÁS CONSULTAR: NOTICIAS PUBLICADAS EN LOS DISTINTOS MEDIOS, HISTORIA,
EFEMÉRIDES, PROTAGONISTAS, ANÉCDOTAS, FRASES......¡TODO SOBRE LA HISTORIA MILITAR!




jueves, 9 de octubre de 2014

LA BATALLA POR LAS RUINAS DE BERLÍN

Batalla de Berlín



Campañas, batallas y aventuras a lo largo de todo el Planeta Tierra había combatido el Tercer Reich a lo largo de 6 años. Nadie imaginó nunca que el Imperio Alemán acabaría sus días combatiendo en su propia capital, Berlín.

Plan de la Unión Soviética

Alemania desde principios de 1945 era invadida por todas sus fronteras desde occidente hasta oriente por los ejércitos de Estados Unidos, Gran Bretaña, la Unión Soviética, Canadá, la Commonwealth y Francia. Nadie, ni siquiera los alemanes, sabían quienes iban a ser los conquistadores de Berlín.
Durante la primera mitad de Abril de 1945 el Ejército Rojo había sufrido una derrota frente a las puertas de Berlín en la llamada Ofensiva del Río Oder, quedando detenido a 200 kilómetros de la capital. Las tropas de Estados Unidos por otra parte se encontraban a 80 kilómetros de Berlín. Lo más lógico hubiese sido que los americanos atacasen la capital, pero el nuevo Presidente de Estados, Harry Truman, tras la muerte de Franklin Delano Roosevelt el 12 de Abril, sin conocer demasiado los problemas de Europa cedió más ante los rusos que ante el Primer Ministro británico, Winston Churchill, que suplicó avanzar contra Berlín. Sorprendentemente Truman ordenó detenerse en el margen occidental del Río Elba, achacando que Berlín había perdido su importancia estratégica y que era prioritario destruir la Muralla de los Alpes, supuesto último bastión de resistencia alemán, además según él, no valía la pena perder vidas en la capital alemana, por eso era mejor cedérsela a los soviéticos. Excepto Churchill, nadie pareció darse cuenta del error, siendo de cara a la Guerra Fría fue una derrota estratégica para los Aliados.

“¡Da!” (“Sí” en idioma ruso) fue la respuesta que Iósif Stalin dió a Georgi Zhukov, su general favorito de las Batallas de Moscú y Stalingrado para confirmar el avance contra Berlín.
El plan de la Unión Soviética consistía en atacar mediante dos alas para envolver Berlín. Para ello desde el centro atacaría el I Frente de la Rusia Blancia del mariscal Georgi Zukhov; el I Frente de Ucrania al mando del mariscal Iván Koneiv asaltaría la capital por el sur; mientras que desde el norte lo haría el II Frente de la Rusia Blanca del general Konstantin Rokossovsky. También participaría el Ejército Popular Polaco, formación de la recientemente nacida República Popular de Polonia, bajo un gobierno comunista.

Un total de 2.500.000 soldados comunistas (2.300.000 soviéticos y 200.000 polacos) participarían en el asalto a Berlín. Sus disposición material era enorme con 6.250 tanques, 41.600 cañones y 7.500 aviones.

Ejército Rojo:

II Frente de la Rusia Blanca (Mariscal Konstantin Rokossovsky):
·II Ejército de Choque (General Iván Fedyuninsky):
-CVIII Cuerpo: 46ª División de Fusileros, 90ª División de Fusileros y 372ª División de Fusileros.
-CXVI Cuerpo: 86ª División de Fusileros, 321ª División de Fusileros y 326ª División de Fusileros.
·LXV Cuerpo (General Pavel Batov):
-XVIII Cuerpo: 15ª División de Fusileros, 37ª División de la Guardia, y 69ª División de Fusileros.
-XLVI Cuerpo: 108ª División de Fusileros, 186ª División de Fusileros y 413ª División de Fusileros.
-CV Cuerpo: 44ª División de la Guardia, 193ª División de Fusileros y 354ª División de Fusileros.
·LXX Ejército (General Alexander Popov):
-XLVII Cuerpo: 71ª División de Fusileros, 136ª División de Fusilerosy 162ª División de Fusileros.
-XCVI Cuerpo: 1ª División de Fusileros, 38ª División de la Guardia y 165ª División de Fusileros.
-CXIV Cuerpo: 76ª División de la Guardia, 160ª División de Fusileros y 300ª División de Fusileros.
·XLIX Ejército (General Iván Tikhonovich Grishin):
-LXX Cuerpo: 139ª División de Fusileros y 238ª División de Fusileros.
-CXXI Cuerpo: 42ª División de Fusileros, 199ª División de Fusileros y 380ª División de Fusileros.
·XIX Ejército (General Zivon Romanowski):
-XL Cuerpo de la Guardia: 10ª División de la Guardia, 101ª División de la Guardia y 102ª División de la Guardia.
-CXXXII Cuerpo; 18ª División de Fusileros, 27ª División de Fusileros y 313ª División de Fusileros.
-CXXXIV Cuerpo: 205ª División de Fusileros, 272ª División de Fusileros y 310ª División de Fusileros.
·V Ejército Blindado de la Guardia (General Vasily Volsky):
-XXIX Cuerpo Blindado: 53ª Brigada Motorizada, 25ª Brigada Blindada, 31ª Brigada Blindada y 32ª Brigada Blindada.
I Frente de la Rusia Blanca (Mariscal Georgi Zhukov):
·LXI Ejército (General Pavel Belov):
-IX Cuerpo de la Guardia: 12ª División de Fusileros, 415ª División de Fusileros y 75ª División de la Guardia.
-LXXX Cuerpo: 212ª División de Fusileros, 213ª División de Fusileros y 356ª División de Fusileros.
-LXXXIX Cuerpo: 23ª División de Fusileros, 311ª División de Fusileros y 397ª División de Fusileros.
·I Ejército Popular Polaco (General Stanislav Poplasvsky):
-1ª División de Infantería Polaca.
-2ª División de Infantería Polaca.
-3ª División de Infantería Polaca.
-4ª División de Infantería Polaca.
-6ª División de infantería Polaca.
-1ª Brigada Blidada Polaca.
·XLVII Ejército (General Franzu Perkhorovitch):
-LXXVII Cuerpo: 185ª División de Fusileros, 260ª División de Fusileros y 328ª División de Fusileros.
-CXXV Cuerpo: 60ª División de Fusileros, 76ª División de Fusileros y 175ª División de Fusileros.
-CXXIX Cuerpo: 82ª División de Fusileros, 132ª División de Fusileros y 143ª División de Fusileros.
·III Ejército de Choque (General Vasily Kuznetsov):
-VII Cuerpo: 146ª División de Fusileros, 265ª División de Fusileros y 365ª División de Fusileros.
-XII Cuerpo de la Guardia: 23ª División de la Guardia, 33ª División de Fusileros y 52ª División de la Guardia.
-LXXIX Cuerpo: 150ª División de Fusileros, 171ª División de Fusileros y 207ª División de Fusileros.
-IX Cuerpo Blindado: 83ª Brigada Motorizada, 23ª Brigada Blindada, 95ª Brigada Blindada y 108ª Brigada Blindada.
·V Ejército de Choque (Gneral Nikolai Berzarin):
-IX Cuerpo: 230ª División de Fusileros, 248ª División de Fusileros y 301ª División de Fusileros.
-XXVI Cuerpo de la Guardia: 89ª División de la Guardia, 94ª División de la Guardia y 266ª División de Fusileros.
-XXXII Cuerpo: 60ª División de la Guardia, 295ª División de Fusileros y 416ª División de Fusileros.
·VIII Ejército de la Guardia (General Vasily Chuikov):
-IV Cuerpo de la Guardia: 35ª División de la Guardia, 47ª División de la Guardia y 57ª División de la Guardia.
-XXVIII Cuerpo de la Guardia: 39ª División de la Guardia, 79ª División de la Guardia y 88ª División de la Guardia.
-XXIX Cuerpo de la Guardia: 27ª División de la Guardia, 74ª División de la Guardia y 82ª División de la Guardia.
·LXIX Ejército (General Vladimir Kolpakchi):
-XXV Cuerpo: 4ª División de Fusileros y 77ª División de la Guardia.
-LXI Cuerpo: 134ª División de Fusileros, 246ª División de Fusileros y 247ª División de Fusileros.
-XCI Cuerpo: 41ª División de Fusileros, 312ª División de Fusileros y 370ª División de Fusileros.
·XXXIII Ejército (General Vladimir Svotaev):
-XVI Cuerpo: 323ª División de Fusileros, 339ª División de Fusileros y 383ª División de Fusileros.
-XXXVIII Cuerpo: 52ª División de Fusileros, 64ª División de Fusileros, 89ª División de Fusileros y 169ª División de Fusileros.
-LXII Cuerpo: 49ª División de Fusileros, 222ª División de Fusileros y 362ª División de Fusileros.
-II Cuerpo de Caballería de la Guardia: 3ª brigada de Caballería de la Guardia, 4ª Brigada de Caballería de la Guardia y 17ª Brigada de Caballería de la Guardia.
·I Ejército Blindado de la Guardia(General Mikhail Katukov):
-VIII Cuerpo Mecanizado de la Guardia: 19ª Brigada Mecanizada de la Guardia, 20ª Brigada Mecanizada de la Guardia, 21ª Brigada Mecanizada de la Guardia y 1ª Brigada Blindada de la Guardia.
-XI Cuerpo Blindado de la Guardia: 27ª brigada Mecanizada de la Guardia, 40ª Brigada Blindada de la Guardia, 44ª Brigada Blindada de la Guardia y 45ª Brigada Blindada de la Guardia.
-XI Cuerpo Blindado: 12ª Brigada Motorizada, 20ª Brigada Blindada, 36ª Brigada Blindada y 65ª Brigada Blindada.
·II Ejército Blindado de la Guardia (General Semen Bogdanov):
-I Cuerpo Mecanizado: 19ª Brigada Mecanizada, 35ª Brigada Mecanizada, 37ª Brigada Mecanizada y 219ª Brigada Blindada.
-IX Cuerpo Blindado de la Guardia: 33ª Brigada Mecanizada de la Guardia, 47ª Brigada Blindada de la Guardia, 50ª Brigada Blindada de la Guardia y 65ª Brigada Blindada de la Guardia.
-XII Cuerpo Blindado de la Guardia: 34ª Brigada Mecanizada de la Guardia, 48ª Brigada Blindada de la Guardia, 49ª Brigada Blidada de la Guardia y 66ª Brigada Blindada de la Guardia.
·III Ejército (General Alexander Gorbatov):
-XXXV Cuerpo: 250ª División de Fusileros, 290ª División de Fusileros y 348ª División de Fusileros.
-XL Cuerpo: 5ª División de Fusileros y 129ª División de Fusileros.
-XLI Cuerpo: 120ª División de Fusileros y 269ª División de Fusileros.
I Frente de Ucrania (Mariscal Iván Koneiv):
·III Ejército de la Guardia (General Vasili Gordov):
-XXI Cuerpo: 58ª División de Fusileros, 253ª División de Fusileros y 329ª División de Fusileros.
-LXXVI Cuerpo: 106ª División de Fusileros y 187ª División de Fusileros.
-CXX Cuerpo: 127ª División de Fusileros, 149ª División de Fusileros y 197ª División de Fusileros.
-XXV Cuerpo Blindado: 20ª Brigada Motorizada, 111ª Brigada Blindada, 162ª Brigada Blindada y 175ª Brigada Blindada.
·XIII Ejército (General Nikolai Phukov):
-XXIV Cuerpo: 121ª División de la Guardia y 395ª División de Fusileros.
-XXVII Cuerpo: 6ª División de la Guardia, 280ª División de Fusileros y 350ª División de Fusileros.
-CII Cuerpo: 11ª División de la Guardia, 147ª División de Fusileros y 172ª División de Fusileros.
·V Ejército de la Guardia (General Aleksei Semenovich Zhadov):
-XXXII Cuerpo de la Guardia: 13ª División de la Guardia, 95ª División de la Guardia y 97ª División de la Guardia.
-XXXIII Cuerpo de la Guardia: 9ª División Aerotransportada de la Guardia, 78ª División de la Guardia y 118ª División de Fusileros.
-XXXIV Cuerpo: 14ª División de la Guardia, 15ª División de la Guardia y 58ª División de la Guardia.
-IV Cuerpo Blindado de la Guardia: 3ª Brigada Motorizada de la Guardia, 12ª Brigada Blindada de la Guardia, 13ª Brigada Blindada de la Guardia y 14ª Brigada Blindada de la Guardia.
·II Ejército Popular Polaco (General Karol Swierczewski):
-5ª División de Infantería Polaca.
-7ª División de Infantería Polaca.
-8ª División de Infantería Polaca.
-9ª División de Infantería Polaca.
-10ª División de Infantería Polaca.
-I Cuerpo Polaco Blindado.
·II Ejército (General Anatoly Koroteyev):
-XLVIII Cuerpo: 116ª División de Fusileros y 294ª División de Fusileros.
-LXXIII Cuerpo: 50ª División de Fusileros, 111ª División de Fusileros y 254ª División de Fusileros.
-LVIII Cuerpo: 31ª División de Fusileros, 214ª División de Fusileros y 373ª División de Fusileros.
-VII Cuerpo Mecanizado d ela Guardia: 24ª Brigada Mecanizada de la Guardia, 25ª Brigada Mecanizada de la Guardia, 26ª Brigada Mecanizada de la Guardia y 57ª Brigada Blindada de la Guardia.
·III Ejército Blindado de la Guardia (General Pavel Rybalko):
-IX Cuerpo Mecanizado: 69ª Brigada Mecanizada, 70ª Brigada Mecanizada, 71ª Brigada Mecanizada y 91ª Brigada Blindada.
-VI Cuerpo Blindado de la Guardia: 22ª brigada Motorizada de la Guardia, 51ª Brigada Blindada de la Guardia, 52ª Brigada Blindada de la Guardia y 53ª Brigada Blindada de la Guardia.
-VII Cuerpo de la Guardia Blindado: 23ª Brigada Motorizada de la Guardia, 54ª Brigada Blindada de la Guardia, 55ª Brigada Blindada de la Guardia y 56ª Brigada Blindada de la Guardia.
·VI Ejército Blindado de la Guardia (General Dmitry Lelyushenko):
-V Cuerpo Mecanizado de la Guardia: 10ª Brigada Mecanizada de la Guardia, 11ª Brigada Mecanizada de la Guardia, 12ª Brigada Mecanizada de la Guardia y 24ª Brigada Blindada de la Guardia.
-VI Cuerpo Mecanizado de la Guardia: 16ª Brigada Mecanizada de la Guardia, 17ª Brigada Mecanizada de la Guardia y 35ª Brigada Mecanizada de la Guardia.
-X Cuerpo Blindado de la Guardia: 29ª Brigada Motorizada de la Guardia, 61ª Brigada Blindada de la Guardia, 62ª Brigada Blindada de la Guardia y 63ª Brigada Blindada de la Guardia.
·XXVIII Cuerpo (General Anton Luchinsky):
-XX Cuerpo: 20ª División de Fusileros, 48ª División de la Guardia y 55ª División de la Guardia.
-XXXVIII Cuerpo de la Guardia: 50ª División de la Guardia, 54ª División de la Guardia y 96ª División de la Guardia.
-CXXVIII Cuerpo: 61ª División de Fusileros, 130ª División de Fusileros y 152ª División de Fusileros.
·XXXI Ejército (General Aleksander Baranov):
-I Cuerpo de Caballería de la Guardia: 1ª Brigada de Caballería de la Guardia, 2ª Brigada de Caballería de la Guardia y 7ª Brigada de Caballería de la Guardia.

Ejército Alemán

Berlín en Abril de 1945 estaba a punto de ser asediada y el Tercer Reich todavía poseía un gran Imperio o Estados títeres que se extendían en toda Holanda, Austria, Noruega, Dinamarca, ciertas costas de Francia Occidental, Italia Septentrional, Eslovenia, Creta y las Islas del Dodecaneso. Países como Japón y lo que quedaba de Hungría, Croacia, Eslovaquia y la República de Saló seguían siendo sus aliados.

Un cúmulo de ruinas era Berlín antes de la ofensiva soviética. Los aviones de Estados Unidos y Gran Bretaña habían reducido la ciudad a 84 millones metros cúbicos de escombros. Alrededor de 2.600 hectáreas habían sido arrasadas, es decir, unas 800.000 casas destruidas, lo que equivalía a una de cada tres. A consecuencia de ello habían muerto 52.000 berlineses y otros 100.000 se encontraban en los hospitales, optando 1.300.000 personas por evacuar la ciudad, con la cual se redujo la población a 3.000.000 de habitantes de los 4.400.000 iniciales, aunque constantemente llegaban refugiados de Polonia y Prusia Oriental, así como los trabajadores forzados extranjeros. A pesar de esta desgracia, la población siguía viviendo normalmente en la ciudad como si nada sucediese. Los más de 600.000 obreros acudían a sus fábricas y talleres cada mañana, en los cines se veían películas, los teatros presentaban sus obras, la Opera de Berlín inauguraba conciertos, los restaurantes estaban llenos, el Zoológico seguía visitándose, el periódico Der Panzerbär publicaba artículos, el sistema de correo continuaba con su labor y todos los teléfonos funcionaban. También existía un mercado negro, por ejemplo en el caso de la gasolina se intercambiaba un litro por 30 cigarrillos. Ante la falta de alimentos se oficializó las llamadas “raciones de urgencia” para 8 días consistentes un kilogramo de salchichas, 250 gramos de arroz, 250 gramos de guisantes o alubias secas, 30 gramos de café, 1 kilogramo de azúcar, una caja de verduras y un paquete de sucedáneos, de hecho también descendió la cantidad de comida a los animales del Zoológico, muriendo varios animales de inanición. Unas de las cosas más llamativas, es que estando los rusos a 50 kilometros, la Filarmónica de Berlín tocó su último concierto, sonando piezas de violín de Ludwib Van Beethoven y Götterdämmrung (El Crepúsculo de los Diosos) de Richard Wagner.

Fuera de la capital el Ejército Alemán (Wehrmacht) se desplegaba de la siguiente manera: el IX Ejército acampaba en el sureste junto al Río Neisse; el III Ejército Panzer en el noroeste de la ciudad; y el XII Ejército aislado junto al Río Elba. La Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe), aunque con montones de aviones todavía, muchos de ellos a reacción, no existía prácticamente por falta de carburante que impedía hacerlos volar. Todas esas fuerzas fuera de Berlín ascendían a 766.750 soldados, 1.519 tanques, 9.303 cañones y 2.224 aviones.

Apróximadamente unos 94.094 soldados eran la guarnición para defender Berlín, armados con 42.000 fusiles, 2.000 ametralladoras, 100 morteros y 30 tanques. Entre los soldados habían 71.615 veteranos de la Wehrmacht, 18.531 hombres entre 60 y 65 años de la Volkssturm, 2.280 chicos de entre 13 y 16 años de las Juventudes Hitlerianas y 1.668 policías.

Uno de cada tres soldados en Berlín eran extranjeros de incontables nacionalidades, de hecho el Ejército Alemán nunca había sido tan mestizo y multicultural, algunos lo llamaban “la Armada de Jerjes I de Persia”. Destacaban la 33ª División SS “Carlomagno” de la Francia de Vichy, la 23ª División SS Panzer “Nederland” de Holanda, el Regimiento SS “Norge” de Noruega, el Regimiento SS “Danmark” de Dinamarca, la Unidad SS “Ezquerra” de España, el Cuerpo SS Libre (British Free Corps) de Gran Bretaña y las Legiones Orientales (Ostruppen) con voluntarios eslavos, musulmanes del Turkestán, Asia Central, etcétera.
Wehrmacht:
·III Ejército Panzer (General Felix Steiner):
-Cuerpo Swinemunde: 2ª División Naval y 402ª División Naval.
-XXXII Cuerpo: División “Voigt”, 281ª División de Infantería y 549ª División Volksgrenadier.
-Cuerpo Oder: División “Kossek” y 610ª División de Infantería.
-XXXXVI Cuerpo Panzer: 547ª División Volksgrenadier y 1ª División Naval.
·IX Ejército (General Theodor Busse):
-CI Cuerpo: 5ª División de Cazadores, 309ª División “Berlín”, 25ª División Panzergrenadier y Grupo “Nihths 1001″.
-LVI Cuerpo Panzer: 9ª División Paracaidista, 18ª División Panzergrenadier, 20ª División Panzergrenadier y “División Panzer Müncheberg”.
-XI Cuerpo SS Panzer: 309ª División “Doberitz”, 169ª División de Infantería, 712ª División de Infantería y División Panzergrenadier “Kumark”.
-V Cuerpo SS de Montaña: 286ª División de Infantería, 32ª División SS Grenadier “30 Januar” y 391ª División de Seguridad.
V Cuerpo: 35ª División SS de Policía, 36ª División SS “Dirlewanger”, 275ª División de Infantería, 342ª División de infantería y 21ª División Panzer.
·XII Ejército (General Walther Wenck):
-XX Cuerpo: División “Theodor Körner”, División “Ulrich Von Hutten”, División “Ferdinand Vn Schill”, División “Scharnhorst”.
-XXXIX Cuerpo Panzer: División Panzer “Clausewitz”, División “Schlageter”, 84ª División de Infantería, División de Reserva “Hamburgo” y División “Meyer”.
-XXXXI Cuerpo Panzer: División “Von Hanke”, 199ª División de Infantería, División de Armas-V, 14ª División de Artillería Antiaérea, Grupo “Leipzig” y Grupo “Halle”.
·Voluntarios extranjeros de Waffen-SS (Reichsführer Heinrich Himmler):
-33ª División SS Francesa “Carlomagno”
-23ª División SS Panzer Holandesa “Nederland”
-Regimiento SS Noruego “Norge”
-Regimiento SS Danés “Danmark”
-Unidad SS Española “Ezquerra”
-Cuerpo SS Libre Británico “British Free Corps”
-Legiones Orientales “Ostruppen”

Viernes 20 de Abril de 1945

Un excelente día soleado amaneció en Berlín el 20 de Abril de 1945. Era un día muy especial, concretamente el 56 cumpleaños de Adolf Hitler. A pesar de ello ni en la Cancillería ni en la ciudad estaban de buen humor. A las 10:51 horas aviones estadounidenses B-17 y británicos Lancaster felicitaron a Hitler lanzando centenares de bombas sobre Berlín. Aquel ataque dejó sin electricidad a Berlín definitivamente y sin suministro a las viviendas, lo que obligó a suspeder el sistema de correos y la recogida de basura. Hartos de los bombarderos, 2.000 civiles abandonaron la capital tras el ataque.


Adolf Hitler en el patio de la Cancillería saludado por los guardias de las SS con el brazo en alto el día de su 56 cumpleaños. Imagen del film El Hundimiento.

Aquella misma mañana, el mariscal de la Luftwaffe, Herman Goering, se despertó sobresaltado en su casa de campo de Karinhall al norte de Berlín. Las descargas de artillería del II Frente Ucraniano de Rokossovsky inesperadamente cayeron muy cerca. Goering amedrentado ordenó a su chófer que lo llevara a la capital para ir a felicitar a su Führer y así abandonar ese lugar antes de que le volasen los obuses. En esos instantes el Reichsführer de las SS, Heinrich Himmler, procedente desde el sanatorio de Hohenlychen, llevaba una botella de champagne como regalo de cumpleaños a Hitler. El Ministro de Propaganda, Josef Goebbels, y el arquitecto Albert Speer, eran los únicos que se encontraban en la Cancillería aquel día desde primeras horas, poco después llegaron el Ministro de Asuntos Exteriores, Joachim Von Ribbentrop, el almirante Karl Doenitz, y los generales Wilhelm Von Keitel, Ernst Kaltenbrunner, Alfred Jodl y Hans Krebs. Al mediodía todos estaban presentes y felicitaron al Führer por su cumpleaños. Inútilmente algunos le instaron a huír a Baviera, cosa que él rechazó asegurando que los soviéticos iban a recibir la derrota más sangrienta de la Historia de Rusia en Berlín.

Al caer la tarde los generales de Hitler se despidieron y volvieron a sus puestos repartidos por toda Alemania. Muchos ya no le verían nunca más. Tras quedarse sólo, Hitler fue a los jardines traseros de la Cancillería para visitar a unos niños combatientes de la Volkssturm y las Juventudes Hitlerianas. Ante ellos dió apretones de mano y condecoró con la Cruz de Hierro a los valientes niños, todos héroes de guerra a pesar de su corta edad. Cuando se terminó la ceremonia los niños se cuadraron en formación, momento en que el Führer expresó su agradecimiento a ellos diciendo: “Soís lo único bueno que le sobra a Alemania, pues los mejores han muerto”. Finalizado el acto el Führer regresó a su búnker bajo la Cancillería que estaba a más de doce metros de profundidad, con númerosas salas, habitaciones e imposible de ser alcanzado por las bombas.

Sin nadie esperarlo, la misma tarde del 20 de Abril la artillería de largo alcance del I Frente de la Rusia Blanca de Zukhov abrió fuego contra la capital alemana desde distancias muy lejanas. El III Ejército de Choque se encargó de la acción. Los proyectiles cayeron por vez primera en los distritos de la ciudad, concretamente los situados en el noroeste. Pocos se percataron porque causaron pocos destrozos, ya que el motivo de este cañoneo era la rivalidad entre los generales soviéticos Zukhov y Koniev por ver quién de los dos dañaba antes Berlín. Invadido por la envidia, Koniev se apresuró con la avanzada del I Frente de Ucrania compuesto por 314.000 hombres y tomó a las 18:00 la ciudad de Zossen, a 29 kilómetros de la capital.


Condecoración de la Cruz de Hierro por parte de Hitler a unos niños de las Juventudes Hitlerianas. Imagen del film El Hundimiento.

Ante el imparable avance soviético, todas las unidades de las Waffen-SS extranjeras que se hallaban en los alrededores de la capital, como la 33ª División SS Francesa “Carlomagno”, la 23ª División Panzer Holandesa SS “Nederland”, el Regimiento SS Noruego “Norge”, el Regimiento SS Danés “Danmark”, la Unidad SS Ezquerra Española y el Cuerpo SS Libre Británico, se retiraron hacia Berlín para proteger la ciudad, aunque siendo hostigados durante el trayecto por la artillería y los tanques T-34 rusos.

Por la noche en la Cancillería sucedió algo curioso. Eva Braun, la novia de Hitler, decidió organizar una fiesta por el cumpleaños de su Führer. El director del Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP), Martin Bormann, y el doctor Theodor Morell asistieron como invitados especiales. Eva puso música a las decenas de invitados que bailaron junto a unas amplias mesas llenas de champán y comida. Pero Hitler que no estaba para fiestas esa noche prefirió retirarse a dormir pensando en la batalla que tenía que librar.

Sábado 21 de Abril de 1945

Sobre las 9:00 horas de la mañana la aviación estadounidense lanzó miles de toneladas de bombas sobre Berlín. Una vez se marcharon los aviones norteamericanos, la artillería pesada soviética abrió fuego con obuses de 152 y 203 milímetros, siendo el centro de la ciudad alcanzado por las descargas que provocaron una gran destrucción sistemática de los edificios. La Plaza de Hermannplatz fue la más castigada por los proyectiles. También la gente que hacía cola para recoger su ración en los almacenes de Karstad fue acertada, desplomándose persona por persona mientras se apilaban los cuerpos sobre las aceras.

Para los soviéticos el 2 de Abril era un día muy importante porque conmemoraban el aniversario del nacimiento de Vladimir Lenin, padre de la Revolución Bolchevique. Como la jornada tenía que resultar simbólica el Ejército Rojo asaltó los suburbios exteriores de Weissensee, Lichtenberg, Friedrichshain, Pankow, Wedding y Wilmesdorf donde chocaron con las primeras barricadas del Volkssturm.


Cazabombarderos estadounidenses P-51 Mustang sobre Berlín destruyendo las defensas terrestres de la capital como apoyo al Ejército Rojo. Arte digital.

Fuera de Berlín las concentraciones de soviéticos avanzaron a través de bosques y campos para hacerse con las ciudades más importantes que circundaban la capital alemana. El II Frente de Ucrania con el IV Ejército de la Guardia Blindado y sus tanques T-34 consiguieron hacerse con las ciudades de Erkner y Jüterbog. Los únicos resistentes en el área eran voluntarios SS europeos. Por ejemlo sobre Petershagen los daneses y noruegos de las SS sufreiron un ataque de cohetes Katyusha, los cuales presos del pánico huyeron y consiguieron llegar a Mahlsdorf, pero allí fueron atacados de nuevo y se retiraron hasta el mismo Berlín, donde establecieron defensas junto a la entrada de la capital en la Calle Reichstrasse I. Muchos sabían que de la ratonera urbana no saldrían.

Domingo 22 de Abril de 1945

A lo largo de la madrugada del 22 de Abril y seguida la noche, tres cuerpos soviéticos alcanzaron el Canal de Teltow, instalando un perímetro defensivo frente al sur de Berlín. Con esta maniobra cayeron las ciudades de Teltow, Stahnsdorf y poco después del amanecer Schönefeld. Durante el resto del día igual destino sufrieron Postdam, Beelitz, Spandau, Nauende y Jüteborg, en esta última los rusos capturaron el mayor depósito alemán de armas y municiones que había en el exterior de la ciudad. Para que el XII Ejército Alemán de Wenck no pudiera reunirse con el IX de Ejército de Busse, los rusos enviaron a otro cuerpo para dividirlos y concentrar al XII Ejército Alemán junto al Río Elba, justo por la ruta por la cual se acercaba el III Ejército Estadounidense.


Tanques holandeses Panzer PzKpfw III de la 23ª División SS Panzer Holandesa “Nederland”, situados en una aldea del bosque de Spreewald.

Durante el avance soviético por las ciudades alemanas su recorrido resultó muy cruel. Se manifestaron grandes actos de pillaje, asesinatos, saqueos y destrucción, así como ejecuciones sumarias de la Policía Estatal Soviética (NKVD) a todos aquellos que consideraban “enemigos del pueblo”. Bicicletas, relojes y piedras preciosas eran prioridad entre los rusos que saqueaban las viviendas, aunque algunos se divertían llamando por las líneas teléfonicas y gastando bromas a los vecinos, a veces con amenazas si sabían hablar algo de alemán. Lo más triste fueron las violaciones masivas a mujeres cometidas habitualmente por las tropas de segunda línea, en muchas ocasiones por mongoles o tribus del Asia Central. Cada vez que entraban en una casa los soldados gritaban “¡Frau, frau! (¡mujer, mujer!)”. No importó que fueran jóvenes, niñas o ancianas, alemanas o extranjeras, a veces hubo casos también de homosexualidad, e incluso ni siquiera se perdonó a chicas rusas o del bando aliado prisioneras de los alemanes. Salvajemente y sin control se violó a cientos de miles de mujeres.

Lunes 23 de Abril de 1945

Amparado sigilosamente por la noche, del 23 de Abril el general Keitel abandonó el búnker y cruzó las líneas rusas llegando en un coche militar Kubelwagen a las líneas donde se encontraba el XII Ejército de Wenck. Una vez ambos generales reunidos, diseñaron un plan para liberar Berlín como última alternativa a la salvación. El XII Ejército cargaría contra Postdam con un destacamento y luego el grueso de las fuerzas avanzaría hasta la capital. Concluida la elaboración del plan, Keitel regresó al búnker. Cuando Keitel avisó a Hitler de que Wenck lanzaría una ofensiva, el optimismo creció y el Führer se hipnotizó en su propia fantasía. Una vez más estaba convencido de que iba a ganar la guerra. Ni siquiera hizo caso cuando ordenó el repligue hacia Berlín de todas las unidades apostadas en el Frente Occidental contra estadounidenses y británicos, decisión a la que el general Alexander Hölle le contestó “ya no existe Frente Occidental”, pero Hitler en un sueño imaginario de ejércitos inexistentes continuó jugando sobre el mapa.


Katyusha lanzacohetes soviético inicia el bombardeo sobre Berlín desde el cercano bosque de Speewal contra los barrios más cercanos de la ciudad. Arte digital.

Otro general, Hans Krebs, estuvo a punto de perder la vida por culpa del mal estado de las comunicaciones. Todo ocurrió cuando Krebs recibió un mensaje en su puesto de mando, informándole de que había sido condenado a muerte por abandonar su puesto, algo totalmente falso. Krebs eufórico se presentó ante el búnker de Hitler y armó un escándalo frente al Führer por haber sido acusado de algo tan grave. Hitler entusiasmado por el carácter del general Krebs, le nombró comandante de la defensa de Berlín, un cargo que sorprendentemente el ex-condenado a muerte aceptó con todo el honor.

Aviones rusos durante el día lanzaron millares de octavillas y panfletos contra Berlín instando a la rendición. La vida en la capital era durísima por aquel entonces. Los refugios de la Estación de Anhalter eran el sitio preferido de los berlineses para ocultarse de los bombarderos, llegando a concentrarse hasta 12.000 personas apelotonadas y sin lavabos. Los cortes de agua en los refugios provocaron sed a la población, el porblema es que salir al exterior no era una opción, pues si alguien lo hacía se jugaba la vida ante los proyectiles enemigos, con lo cual los que se arriesgaban habían de ir corriendo con los cubos cargados a toda velocidad. También entre las chicas jóvenes ocultas, cuando corrió el temor de que iban a ser violadas por los rusos, perder la virginidad ante sus novios se convirtió en prioridad antes de que lo hicieran los invasores que tanto odiaban. Lo más triste de la vida berlinersa fueron los destacamentos de las SS que irrumpían en casas, oficinas o refugios buscando desertores para ajusticiarlos y ahoracarlos con carteles como “Soy un traidor” o “He abandonado a mi pueblo”.

De nuevo todo el plan defensivo berlinés con Krebs al mando se modificó respecto al boceto anterior a la batalla, esperando ilusoriamente que Wenck acudiría en socorro de Berlín. Los nuevos puntos fuertes de la ciudad se organizaron en torno al Búnker del Zoo, al Búnker Humboldthain y en al Búnker de Friedrichstain. Todos tenían piezas de artillería de 128 milímetros y baterías antiaéreas de 20 milímetros. Viejos octogenarios y niños muy pequeños participaron en los trabajos defensivos, así como prisioneros de guerra estadounidenses, ingleses, rusos y canadienses empleados para cavar bajo el fuego enemigo. La defensa de la ciudad se repartió en ocho sectores con unos 100.000 defensores entre voluntarios de la Wehrmacht, las SS, las Juventudes Hitlerianas, la Volkstrumm, los extranjeros de la Waffen-SS e incluso 6.000 marineros de la Flota de Guerra Alemana (Kriegsmarine) que se sumaron como infantes en el último momento tras abandonar los inservibles barcos en las ciudades costeras. Como transporte se requisaron los vagones de metro que todavía funcionaban, exactamente los de las líneas C, D y E. Las formaciones blindadas apenas existían, sólamente había 30 tanques, de los cuales algunos eran Tiger y King Tiger, de hecho para abastacer a estos y otros vehículos los alemanes tuvieron que aprovechar la gasolina del Aeropuerto de Tempelhof y dejar sin fuel a los aviones de la Luftwaffe, por aquel entonces inservibles. Por último los restos del Frente Occidental, abandonaron las armas contra los norteamericanos y se replegaron hacia la capital.


Búnker del Zoo protegido por infantería, un tanque Panther y un vehículo semiblindado Puma.

A las 15:00 horas en el búnker de Hitler se celebró la última reunión del Alto Mando Alemán (OKW) sobre la situación militar. Hitler ordenó que el III Ejército Panzer de Steiner a las afueras de la ciudad se lanzara al ataque para socorrer la capital, sin embargo la ofensiva nunca se produjo porque nadie sabía donde estaban los hombres de Steiner, ni si siquiera si existían ya. Instantáneamente el Führer se puso a gritar como un energúmeno, rojo de rabia y con las manos y piernas temblando, mientras lanzaba improperios contra sus generales y la Wehrmacht acusándoles de traición. Pasados unos minutos, cuando Hitler se calmó, reunió a los generales Keitel y Jodl, a Bormann, a Goebbels, a Eva, a las secretarías Traudl Junge y Gerda Christian y a otros oficiales y mandos del búnker. El Führer abatido y comprendiendo por vez primera la realidad les exigió que se marcharan e intentaran salvar la vida. Pero valientemente todos se negaron alegando que se quedaban para morir con él en Berlín. Eva insistió a Hitler para que no fuese tozudo y abandonara la capital, pero asombrosamente él la contestó sin expresar palabras, prefiriendo besarla por primera vez en público, algo que jamás había hecho. A continuación miró a sus secretarías orgulloso y las elogió: “Ojalá mis generales hubieran sido tan valientes como vosotras”. Goebbels emocionado decidió quedarse allí también y traer consigo a su familia. Por la noche llegó Magda Goebbels con sus seis hijos Helga, Hilde, Helmut, Holde, Hedda y Heide, comprendidos entre los 5 y 12 años.

Martes 24 de Abril de 1945

Sobre las 6:20 de la mañana un denso fuego de artillería soviético combinado con oleadas de bombarderos aéreos acribillaron Berlín demoliendo decenas de edificios y ennegreciendo al resto. Acto seguido las tropas del I Frente de Ucrania, apoyado por los hombres del Ejército Popular Polaco, empezaron a cruzar con balsas plegables y remos de madera del Río Spree. Una hora más tarde, a las 7:20, los comunistas ruso-polacos consiguieron establecer una cabeza de puente sobre la otra orilla aunque a costa de un elevado número de bajas.

Aquella mañana del 24 de Abril ocurrió un suceso trágico cuando los soldados del Ejército Rojo entraron en el hopsital de Beelitz-Heilstäten armados con metrallates en mano. Todas las enfermeras que se encontraban atendiendo a heridos fueron violadas una a una, a continuación las asesinaron y mataron a los heridos, no sin antes saquear la instalación entera. A medida que los rusos se adentraban en la capital el pánico crecía por los pillajes y violaciones.


Un niño y un adulto de la Volkstrumm con sus Panzerfaust. Imagen del film El Hundimiento.

Sobre el Bosque de Spreewald, al sur de Berlín, el XII Ejército Alemán del general Wenck inició la tan esperada ofensiva para liberar la capital con 80.000 hombres la mañana del 24 de Abril. En la carga contra el Ejército Rojo se le unieron hombres del IX Ejército Alemán, la guarnición de Frankfurt y la 36ª División “Dierlewanger” de las Waffen-SS compuesta por ex-reclusos de todas las cárceles de Europa. El primer enfrentaminto se produjo en Beelitz. Muy duros fueron los combates en torno a esa ciudad, por culpa del fuego cruzado murieron 76 civiles, de los cuales 15 eran niños. Los chicos de las Juventudes Hitlerianas, todos menores de edad, pelearon bravamente destruyendo con sus lanzagranadas a 4 tanques rusos T-34. Ante la superioridad de Wenck, los rusos finalmente se retiraron de Beelitz cediéndosela a los alemanes.

Para los voluntarios noruegos y daneses las cosas fuera de Berlín no iban tan bien porque estaban intentando llegar por sus propios medios a la capital del Reich. No hacía mucho que Oranienburg había caído en manos soviéticas, lo que complicaba todavía más las cosas. Casualmente durante el trayecto, un grupo de 90 soldados noruegos se encontraron con el mismo Himmler viajando en sentido contrario y acompañado por escolta. El líder de las SS se dirigía al norte Alemania con la misión secreta de sellar una paz con los Aliados a espaldas del Führer. Pero a los noruegos aquello no les importaba porque querían llegar a Berlín cuanto antes. Por fin, cuando se presentaron ante las puertas de la ciudad, fueron atcados por tanques soviéticos. Todo parecía perdido, pero la ayuda de tanques alemanes King Tiger, Panther y Ferdinand, les ayudaron destruyendo a 2 blindados soviéticos IS-2 Stalin y a varios T-34. Superado el obstáculo, los noruegos y el resto de escandinavos entraron en la ciudad.

Dentro de Berlín los combates continuaron violentamente durante todo el día. El III Ejército de Choque bombardeó con artillería pesada, destruyendo sus obuses 17 casas y matando a 120 soldados alemanes. Viendo que iban a quedar sepultados, los germanos contraatacaron al III Ejército de Choque con tres piezas de artillería. Sin embargo los rusos tuvieron suerte gracias a un valiente soldado soviético que se apostó con tres bazookas dentro una casa en ruinas para hacerlos frente. Al principio una explosión derribó al muchacho, pero el chico se levantó y destruyó el primer cañón alemán con un proyectil, luego dañó a un segundo con otro y el tercer cañón huyó en retirada. Gracias a esa heroicidad el joven ruso fue considerado héroe de guerra.


Tropas soviéticas junto a tanques T-34 y ametralladoras Maxim comienzan el cruce del Río Spree en Berlín bajo el peligroso fuego alemán desde el otro lado.

En torno al caso urbano la batalla fue más intensa. Los barrios de Neukölln, Zehlendorf, Schönenberg, Wilmersdorf y Tempelhof fueron ocupados a base de grandes charcos de sangre. También se apoderaron de los puentes exteriores que se comunicaban con las carreteras de Spandau, Charlotte y Pickelsdorf.

Uno de los sucesos destacados del día sucedió cuando las tropas soviéticas irrumpieron en el Instituto de Física Káiser Wilhelm con el fin de recopilar toda la información y el material posible para la fabricación de la bomba atómica. Con caballos y camellos traídos de las estepas, los rusos empezaron a recoger material como muestras del agua pesada y del uranio. La toma de esas instalaciones de física fueron un paso para fabricar la bomba atómica en la Unión Soviética, aunque los americanos por aquella época ya habían obtenido suficiente información robada a los alemanes para fabricar su propia bomba que caería tres meses más tarde sobre Hiroshima en Japón.

Miércoles 25 de Abril de 1945

Soleado, pero frío, amaneció el 25 de Abril. Las Waffen-SS compuestas por los holandeses y escandinavos se hallaban apostados en el Aeródromo de Temppelhoff esperando recibir el choque. Por la mañana se inició la batalla cuando la artillería rusa y los tanques machacaron el aeropuerto destruyendo a los cazas Focke Wulf Fw 190 que todavía quedaban aparcados y sin gasolina. Después irrumieron en el aeródromo y los pocos defensores que había tuvieron que retirarse a una línea improvisada en las instalaciones militares debido al fuego de los Katyusha.

Por otro sector de Berlín el V Ejército Soviético atacó el Parque de Treptow, el III Ejército de la Guardia Blindado arremetió contra Mariendorf, y los I y VIII Ejércitos de la Guardia lo hicieron por Neukölln. Los soviéticos fueron imparables. En la Plaza Hermannplatz la 33ª División SS Francesa “Carlomagno” se parapetó en barricadas junto con más de 100 miembros de las Juventudes Hitlerianas alemanas, bien protegidos, cuando vinieron los rusos los defensores franceses destruyeron con lanzagranadas a 14 tanques T-34, logrando a continuación que se retirasen. Otro acto heroico ocurrió en el Puente de Halensee, siendo los protagonistas tres solitarios soldados alemanes que repelieron el ataque soviético durante todo el día armados con una ametralladora y matando a decenas de rusos. Ante los lentos avances soviéticos, estos como represalia bombardearon el centro ciudad con 1.500 aviones.


Encuentro feliz de las tropas soviéticas y estadounidenses en la ciudad alemana de Torgau. Sobre las murallas ondearon las banderas de la Unión Soviética y los Estados Unidos.

Wenck y su ofensiva empezaron a fallar en la zona boscosa de Spreewald, batalla que se estaba convitiendo en un revés para los alemanes a pesar del éxito del día anterior. Los vehículos y tanques de Wenck se quedaron sin combustible, viéndose obligados a pararse para esperar la gasolina. Aprovechando que los hombres de Wenck se detuvieron, el III Ejército de la Guardia compuesto por comunistas ucranianos cerró la zona occidental de la autopista del bosque y levantó barricadas con troncos de árboles dejando bloqueados a los alemanes.

Si por algo se hizo famoso el 25 de Abril de 1945 fue por un hecho histórico inolvidable. Ocurrió en la ciudad de Torgau cuando las tropas de Estados Unidos se dieron la mano con las tropas de la Unión Soviética. Las fuerzas protagonistas fueron la 69ª División de Infantería Estadounidense y la 58ª División de la Guardia Soviética. Aquella era la primera vez que soviéticos y estadounidenses se encontraron cara a cara como aliados en la Segunda Guerra Mundial.

Jueves 26 de Abril de 1945

Con una intensa tomenta y fuertes lluvias amaneció el 26 de Abril. Junto al agua de lluvia sobre el centro ciudad como de costumbre cayeron los cohetes de los Katyusha provocando el pánico.
Todavía la lucha continuaba en el Aeródromo de Tempelhoff, pero el Ejército Rojo quería concluirla cuanto antes. Para ello el VIII Ejército de Guardias y el I Ejército de la Guardia Blindado lanzaron su último asalto contra las Juventudes Hitlerianas que defendían las instalaciones del aeropuerto. Tempelfoff se convirtió en una batalla de tanques entre ambos bandos. En inferioridad numérica, los alemanes acabaron con más blindados rusos, pero ante las inagotables masas de enemigos tuvieron que retirarse. Despejado el camino los tanques soviéticos fueron cañoneando con sus torretas cada una de las instalaciones y edificios del aeródromo, una vez estuvo todo en llamas, Tempelhoff pasó a estar en manos rusas.

Sobre el Ayuntamiento de Berlín los soviéticos iniciaron el asalto aquella mañana. Unos pocos niños de las Juventudes Hitlerianas resistieron en el edificio hasta que fueron convertidos en antorchas humanas cuandos los rusos les rociaron con lanzallamas. Antes de entregarse el edificio el último superviviente izó una bandera blanca y luego se pegó un tiro. Al Ayuntamiento le siguió el barrio de Zehlendorf que pasó a ser dominio del Ejército Rojo.

Los pillajes y las violaciones de los soviéticos se habían convertido en algo imparable por todo Berlín. Los rusos violaban sin control a enfermeras de la Cruz Roja, ancianas, monjas o incluso a las recién liberadas prisioneras de guerra rusas o judías. Les daba igual incluso que fueran niñas pequeñas, si se resistían al sexo las mataban. Los momentos más seguros eran por las mañanas, ya que los soviéticos dormían de las borracheras cogidas la noche anterior o regresaban al frente. Ante el espanto vivido familias enteras se suicidaron ahorcándose en su casa, nadie quería caer en manos de los rusos. Otros intentaban escapar del cerco y la capital, pero entonces la Gestapo y las SS capturaban a los que intentaban salir y les fusilaban o ahorcaban acusados de cobardes.


Enfrentamiento encarnizado en una calle de Berlín con las tropas Panzer SS alemanas. En la imagen un tanque King Tiger, detrás un cañón de 88 milímetros y delante una dotación con una ametralladoras MG-42.

A las afueras de Berlín el XII Ejército de Wenck, junto a otras unidades del IX Ejército, habían quedado rodeados en el Bosque de Spreewald. La lucha entre el espesor de los árboles fue muy dura. Una y otra vez los alemanes tuvieron que frenar incursiones soviéticas por tierra mientras escapaban hacia otro bosque más cercano llamado Halbe.

Como las tácticas defensivas urbanas no evitaban las penetraciones soviéticas, las Waffen-SS se vieron obligadas a modificar el planteamiento, consistente en abandonar las barricadas para parapetarse en los edificios y ventanas donde instalaban lanzagranadas y ametralladoras. Las Juventudes Hitlerianas y la Volkstrumm imitaron a los Waffen-SS y adoptaron la misma técnica. Gracias a esa idea muchos rusos murieron acribillados desde ambos lados de las calles. Para evitar esas emboscadas los soviéticos tuvieron que organizarse en grupos de asalto de seis o siete hombres armados con metralletas, granadas, cuchillos y palas para desalojar edificio por edificio, mientras los tanques disparaban desde el exterior. Pero incluso así los rusos fueron relentizados. Otras de las causas de este retraso fue la voladura de más de 248 puentes con dinamita, entre ellos los más grandes de Schönenberg y Möckern; además de algunos puntos claves del Canal de Landwehr para inundar ciertas zonas de paso.

Una de las curiosidades del día fue cuando el teniente soviético Viktor Boev, un hombre que hablaba muy bien el alemán, encontró en una de las oficinas de Siemensstadt la manera de ponerse en contacto con el Ministro de Propaganda Goebbels. Sin dudarlo se decidió a llamarlo por teléfono para gastarle una broma y este lo cogió. La conversación derivó de la siguiente manera: “Soy un oficial ruso. Querría hacerles algunas preguntas” (Boev); “Dígame” (Goebbels); “¿Cuántos días serán capaces de resistir todavía” (Boev); “Varios…” (Goebbels); “¿Cómo varios? ¿Días?” (Boev); “Oh, no, ¡meses! Ustedes defendieron Sebastopol durante nueve meses. ¿Por qué no vamos a poder hacerlo nosotros con nuestra capital?” (Goebbels); “¿Cuándo y por qué camino intenta usted dejar Berlín?” (Boev); “Es una pregunta demasiado impertinente para recibir respuesta” (Goebbels); “Le encontraremos aunque sea el fin del mundo. Y ya le tenemos preparada la horca. ¿Desea pedirme alguna cosa?” (Boev); “No” (Goebbels). Y colgó el teléfono.

Viernes 27 de Abril de 1945

Por fin, el 27 de Abril, el cerco sobre Berlín se cerró cuando el XLVII Ejército Soviético enlazó con el II Ejército de la Guardia Blindada en Spandau.


Decenas de soldados soviéticos con tanques T-34 caen en una emboscada alemana entre los escombros de los edificios que termina en una gran masacre para ellos.

Dentro de Berlín el III Ejército de Choque rodeó el Búnker de Humboldthain y el V Ejército el Búnker de Friedrichshain, sin embargo ninguno de los dos pudo ser tomado debido al peligroso fuego de artillería al que estaban sometidos los rusos. Simúltaneamente el III Ejército de la Guardia Blindada aseguró completamente el barrio Charlottenburg. En la Plaza Postdamerplatz los alemanes se defendieron tras las rejas de los Jardines de Wansee hasta que se vieron obligados a retirarse por culpa de la superioridad soviética, todos escaparon bajo el metro.

Paralelos al Canal de Landwehr el VIII Ejército de la Guardia y el I Ejército de la Guardia Blindado abrieron una brecha en la 18ª División Panzergrenadier Alemana, lo que les permitió ponerse en marcha contra los distritos gubernamentales. Los alemanes al ver el avance enemigo hacia la zona más importante de la ciudad apostaron en el Ministerio de Asuntos Exteriores a marineros armados de la Kriegsmarine, mientras que voluntarios daneses y noruegos con 8 cañones y 2 vehículos blindados Hanomag se establecieron junto a la Cancillería, incorporándose más tarde a estos la Unidad SS Ezquerra de los españoles con algunos letones.

El ataque al Aeropuerto de Gatow se produjo aquel 27 de Abril. Pero el Ejército Rojo encontró una fiera resistencia por parte de la Volkssturm con ayuda de pilotos y personal auxiliar de la Luftwaffe, que junto cañones de 88 milímetros resistieron el asalto un largo período de tiempo.

Intentando escapar a través del Bosque de Halbe, el XII Ejército Alemán reanudó su avance hacia el sur liberando la aldea de Zesch am See y rodeando a dos regimientos soviéticos. Pero a pesar de todo la experiencia entre los bosques fue terrible, pues los soldados alemanes tenían que cavar trincheras mientras la aviación y artillería rusa los machacaban y las astillas de los árboles saltaban en todas direcciones. Las tropas alemanas llegaron a coger tanto miedo a los aviones soviéticos que abrían fuego hacia estos inútilmente con sus fusiles y ametralladoras. En todas direcciones la huída quedó bloqueada sin haber vías ni pasos libres. Berlín ya no podía ser liberado por Wenck y su ejército apenas aguantaba resistiendo.

Sábado 28 de Abril de 1945

La mañana del 28 de Abril comenzó igual de dura que todos los días anteriores. La gente se ocultaba en el metro para evitar los bombarderos, el hambre se había agrabado, las violaciones aumentaban y las SS seguían cazando a todos aquellos desertores que hubiesen colgado una bandera blanca en el balcón. Respecto a esto último muchas casas resultaron ametralladas por las Juventudes Hitlerianas y las SS por el hecho de tener elementos blancos. Un ejemplo de brutalidad contra todo aquel considerado traidor fueron los fusilamientos de varios civiles en la Estación de Anhalter que habían sido descubiertos en un intento de huída hacia las líneas enemigas.


Voluntarios vichystas de la 33ª División SS Francesa “Charlemagne” en Berlín.

Avanzada la mañana, los tanques soviéticos del III Ejército de Choque a lo largo de la Calle Wilhelmstrasse marcharon hacia los distritos gubernamentales. Sin embargo el avance quedó anulado cuando giraron el rumbo hacia la Cárcel de Moabit. Fue precisamente en la Cárcel de Moabit, defendida por soldados alemanes parapetados entre los muros y armados con cañones, donde tuvo lugar uno de los mayores encuentros de la jornada. Nada más llegar los rusos, bombardearon la prisión destruyendo a dos piezas de artillería emplazadas y abriendo una brecha en el muro. Por el agujero de la pared la infantería rusa se filtró luchando en el interior cuerpo a cuerpo contra los alemanes. Hubo muchos muertos por ambas partes. Pero al final, todos los alemanes en el recinto se rindieron y los soviéticos liberaron a los presos de ideas comunistas.

Por la tarde los soviéticos atacaron el Puente Moltke, el cual había sido minado y contaba con barricadas. Cuando los rusos lo intentaron cruzar se produjo una inmensa explosión que los engulló. Al disiparse el humo el puente había sido derruido a medias, pero era transitable. Aprovechando el error alemán, la infantería rusa pudo pasar y establecer una cabeza de puente con la Puerte de Halle incluida tras un coste elevado en vidas.

La lucha por el Ministerio del Interior comenzó con un desastre para los rusos, pues los defensores dispararon sobre los asaltantes desde ventanas y puertas bloqueadas mientras avanzaban por la Calle Moltkestrasse. Ante la imposibilidad de seguir adelante los soviéticos suspendieron el ataque. No muy lejos de allí, más suerte tuvieron en el Estadio de Fútbol, donde los 800 granderos alemanes y miembros de la Volkssturm fueron exterminados sobre las gradas hasta que agotaron la última bala.
Otra batalla que tenía lugar en distintos puntos de la ciudad eran los intentos de tomar las alcantarillas y las bocas de metro. Los alemanes salían a disparar y luego se ocultaban en el subsuelo. Para tratar de vencerlos los rusos en una ocasión hicieron meter un tanque T-34 por una boca del metro, pero entonces el carro de combate resbaló sobre sus cadenas y se fue escaleras abajo estrellándose contra el fondo. Tras la experiencia, lo único que los soviéticos sacaron en claro es que debían entrar dentro y combatir, cosa que parecía imposible.

A media tarde Hitler recibió un comunicado en el que fue informado que el Reichsführer de las SS, Heinrich Himmler, le había traicionado y estaba negociando con los Aliados. El Führer enrabiado expresó que las SS eran unas traidoras al igual que la Luftwaffe, pues Goering previamente se había sumado a esa rebelión interna. Como represalia por lo ocurrido Hitler ordenó detener y condenar a muerte a Hermann Fegelin, el responsable de las SS en Berlín. Eva Braun suplicó al Führer clemencia para Fegelin, ya que él era el marido de su hermana Gretl Braun que estaba a punto de dar a luz a su primer hijo. Pero el Führer se negó a escuchar a su novia y sentenció la orden. Al anochecer varios soldados levantaron de la cama a un Fegelin borracho junto a una prostituta, lo sacaron semidesnudo al jardín de la Cancillería y lo fusilaron a tiros.

Dolido todavía Hitler por la traición de Himmler ya maquinaba su sustitución. Inmediatamente hizo llamar al mariscal de la Luftwaffe, Ritter Von Greim, que hubo que aterrizar con un avioneta en medio de la Plaza de Brandenburgo batida por la artillería enemiga, una proeza en la Historia de la aviación. Junto a él iba Hanna Reitsch, una mujer que era un as como piloto de pruebas. Greim y Hanna cenaron con el Führer en el búnker, Hitler les comunicó que se encargaran del control de la Luftwaffe en sustitución de Goering y en especial de encontrar y ejecutar a Himmler. Los dos asumieron la responsabilidad y se marcharon de nuevo en un avión Arado Ar 90 despegando desde Brandenburgo y perseguidos por los proyectiles antiaéreos soviéticos, saliendo asombrosamente ilesos. Antes de retirarse a meditar, Hitler entregó las últimas condecoraciones de su vida, curiosamente ninguno de los afortunados era alemán, sino voluntarios extranjeros de las Waffen-SS a los que concedió por su valentía la Cruz de Hierro, tres eran franceses y uno español, este último Miguel Ezquerra.


Eva Braun, Adolf Hitler y Albert Spee de izquierda a derecha, en una reunión dentro del búnker. Imagen del film El Hundimiento.

Por la noche, un oficial llamado Walter Wagner que unos soldados llevaron a la Cancillería, reunió en una mesa del búnker a Hitler y a Eva. Bajo las firmas de testigos de Goebbels y Bormann, ambos novios se entregaron los anillos en un acto que duró diez minutos. De esa manera tan poco común Hitler y Eva se casaron por matrimonio civil. Al salir al pasillo Adolf Hitler y ahora Eva Hitler recibieron una lluvia de aplausos y enorabuenas de los oficiales, políticos, secretarias y personal del búnker. Después de la boda celebrada en el búnker, Hitler llamó a su despacho a su secretaria Traud Junge. Allí le dictó su testamento final alegando que él nunca deseó la Segunda Guerra Mundial y que los verdaderos provocadores del conflicto fueron los judíos. Asombrosamente el Führer nombró como su sustituto al almirante de la Kriegsmarine, Karl Doenitz, además de jefe de los ejércitos de tierra, mar y aire. Martin Bormann siguió manteniendo la jefatura del Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP) y la Cancillería. Tras el testamento que ordenó comunicar a todos los mandos posibles en Alemania, el Führer y el resto del personal en el búnker se marcharon a dormir. A medianoche muchos se despertaron con ruidos de juerga que procedían de la superfície en la Cancillería, Traudl Junge fue a investigar el por qué los niños de los Goebbels se habían desvelado, entonces se encontró con que los salones de la Cancillería se habían convertido en un bacanal de sexo y alcohol entre soldados de las SS y chicas que habían encontrado por la calle. La secretaria Junge escandalizada por la situación en la Cancillería se retiró a dormir deseando que el Führer no se despertara y se diera cuenta de lo que allí estaba ocurriendo.

Domingo 29 de Abril de 1945

Al amanecer el cerco en torno al Bosque de Halbe se cerraba. La aldea de Halbe, de igual nombre que el bosque, sufrió un martilleo constante de la artillería soviética y los cohetes Katyusha. La autopista del bosque era en un infierno porque el asfalto estaba atestado de vehículos en llamas y de cadáveres en las cunetas, no se respetó ni a los heridos que eran aplastados con vida por las cadenas de los tanques rusos. Para instar a la rendición aviones soviéticos lanzaron más de 200.000 octavillas sobre los bosques. Los soldados psicológicamente en el extremo, empezaron a desertar tanto en la Wehrmacht como en las SS, lo que provocó que los mismos alemanes se dispararan entre ellos mismos por traición o simplemente intentando salvar la vida, incluso hasta las chicas de las SS pusieron las pistolas en la cabeza de los hombres para que no huyeran.

Hitler encerrado en su búnker cuando supo que Benck no vendría y el XII Ejérctio estaba rodeado, comprendió que la Batalla de Berlín estaba perdida. Por si fuera poco le llegaron noticias de que los comunistas habían matado a Benito Mussolini en Italia y habían exhibido su cuerpo desnudo y mutilado por las calles de Milán. Psicológicamente estaba hundido. El general Krebs entonces preguntó al Führer si podía salir del búnker y combatir en la ciudad junto a sus hombres, ya que deseaba morir como un héroe en combate y no sepultado bajo el cemento. Hitler comprensible le dejó marcharse. En la más absoluta soledad el Führer se sentó a meditar pensando en cómo sería la mejor forma de morir sin que el enemigo pudiera encontrar su cuerpo, de ninguna manera quería acabar como el Duce.


Ofensiva de tanques soviéticos contra el centro de la ciudad. Algunos Waffen-SS intentan inutilizarlos con minas al atravesar los muros.

Por la mañana de ese 29 de Abril, los tanques soviéticos llegaron a la Estación del U-Bahn, donde recibieron una emboscada de granaderos franceses de 33ª División SS Francesa “Carlomagno”, que los hicieron retroceder hacia la Calle Wilhelmstrasse. Pero era una trampa porque en esa calle les esperaban más franceses ocultos en los edificios con lanzagranadas Panzerfaust. Pensando que estaban seguros, los carristas vieron como decenas de franceses se asomaron desde las ventanas y vomitaron contra ellos incontables proyectiles. Los blindados rusos empezaron a arder uno a uno en fila india mientras las tripulaciones que intentaban escapar de sus vehículos eran acribilladas por armas cortas. Los franceses consiguieron destruir un total de 128 tanques soviéticos, una cifra espectacular. Aquella fue la gesta más heroica de la Batalla de Berlín y el mayor récord en la destrucción de tanques enemigos en la Historia de Francia.

Con el día avanzado, el Cuartel General de la Gestapo fue atacado por varios batallones soviéticos desde todas direcciones. Gracias al apoyo de artillería pesada, abrieron un hueco por donde penetraron y tomaron el edificio, aunque en la acción murieron muchas decenas de rusos.
Al oeste de Berlín, en el Tiergarten, el VIII Ejército de la Guardia Blindado atacó el Puente de Postdamer. Para pasar usó una táctica consistente en prender fuego a un T-34 en marcha sobre el puente que confundió a los tanques Tiger alemanes haciéndoles creer que lo habían destruido. Sin embargo tras la antorcha blindada aparecieron el resto de carros que de sorpresa atacaron a los germanos. En la confusión los rusos pudieron cruzar y entablar combate contra los blindados alemanes junto al Canal de Landwehr. Aunque los rusos perdieron más tanques, los alemanes con bajas irrecuperables acabaron retirándose.

Lunes 30 de Abril de 1945

Durante la noche del 29 al 30 de Abril los soviéticos se dieron cuenta de que tenían el Parlamento Alemán (Reichstag) a sólo 400 metros de distancia, principal objetivo a tomar en esa jornada. Antes del ataque una lluvia de artillería pesada barrió el centro de Berlín para minar las defensas, sin embargo apenas alcanzaron a los alemanes porque habían cavado trincheras en torno al Reichstag y se parapetaban en los pisos, ventanas, jardines e incluso en los tejados y la cúpula, por si fuera poco les protegía el cauce de agua que atravesaba la Plaza de Königsplatz. Justo a las 6:00 de la mañana se llevó a cabo el primer asalto contra el Reichstag, pero nada más recorrer 50 metros los rusos fueron masacrados. En el segundo asalto la tragedia fue mayor, pues centenares de alemanes dispararon desde el flanco del Teatro de la Opera de Kroll y desde la batería emplazada en el Zoo liquidando a dos batallones enteros, de los cuales hubo muy pocos supervivientes. Como los rusos vieron que era imposible tomar el Reichstag al asalto, decidieron reducir la presión durante unas horas mientras 90 piezas de artillería descargaban proyectiles contra el gran edificio.

No muy lejos del Reichstag, en el Ministerio del Aire de la Calle Wilhelmstrasse, el bombardeo también fue atroz. Por suerte la estructura aguantó y el ataque soviético fue repelido por las Waffen-SS, hombres de la Luftwaffe y la Volksstrum. Otro ataque fracasó con el asalto del III Ejército de Choque y del VIII Ejército de la Guardia Blindada contra el Parque Tiergarten, donde los rusos fueron bañados por el fuego de artillería del Búnker del Zoológico, quedando irremediablemente inmóviles durante horas. En el mismo Zoo de Berlín los defensores expulsaron a los soviéticos del Acuario. Otros combates sin resultado también se sucedieron en la Iglesia de la Conmemoración (Kufürstendamm) y en la Calle Vosstrasse.

Por la mañana Adolf Hitler se despertó en un ambiente tenso, el Führer había decidido quitarse la vida con veneno y a la vez darse un tiro. Para probar la efetividad de las cápsulas venenosas hizo comer una a su querida perra Blondi que murió al instante, después sus cuatro cachorritos fueron sacados al jardín de la Cancillería donde los mataron a tiros y los enterraron junto a su madre. Eva, como obsequio de despedida regaló un vestido de piel de zorro plateado a la secretaria Traudl Junge con la que había mantenido una gran amistad. Al mediodía Hitler tomó su última comida, unos spaguetis con salsa, mientras tanto fuera del búnker sus hombres preparaban unos bidones de gasolina que habían traido desde la superfície de la Cancillería. Tras la comida el SS-sturmbanführer Otto Günsche se reunió con el general Wilhelm Burgdorf en la sala principal, Goebbels, Magda, Krebs, Bormman y las secretarías Junge y Gerda también aguardaban esperando al Führer. Hitler pasó revista a todos y se despidió uno por uno junto a su esposa Eva. Concluída la despedida, Hitler y Eva se retiraron a su dormitorio. Magda entonces llorando de manera histérica llamó a su puerta rogando que la escuchara porque todavía tenía esperanzas de solucionar los problemas del Reich, pero Hitler ordenó a su guardia que la echara de allí.

Más o menos a las 15:30 horas de la tarde se oyó un disparo en el dormitorio del Führer. Adolf Hitler se había tragado una cápsula de cianuro a la vez que se había pegado un tiro en la cabeza con su pistola Walter. Eva también se había envenenado y yacía muerta en el sofá. Al entrar en la habitación y ver el espectáculo, los soldados cogieron los cuerpos y los subieron al jardín de la Cancillería. Una vez allí los metieron en un hoyo, los rociaron con gasolina y les prendieron fuego. Apenas quedaron restos humanos. Goebbels, Bormann, Burgdorf y Krebs saludaron brazo en alto mientras se desintegraban los cuerpos en las llamas, uno de ellos el cuerpo de un hombre que ya era leyenda.


Incineración de los cuerpos de Adolf Hitler y Eva Braun en el patio de la Cancillería. Entre los presentes que saludan al Führer brazo en alto están Joseph Goebbels, Martin Bormman, Wilhelm Burdorf y Hans Krebs. 30 de Abril de 1945.

Temprana cayó la noche en Berlín debido al denso humo que se levantaba desde todas partes de la ciudad. El último ataque hacia el Reichstag se realizó con una carga de infantería apoyada por tanques, artillería y camiones lanzacohetes Katyusha. Las Juventudes Hitlerianas, las SS y los marineros acribillaron a los rusos al acercarse provocando un número de víctimas terrible. Pero en mayor número los soldados soviéticos se desplegaron por la Plaza de Königsplatz tomando las líneas defensivas exteriores del Reichstag y entrando en la planta baja del edificio. Irrumpiendo en el vestíbulo los soviéticos encontraron fuego enemigo desde todas direcciones, subieron por las escaleras matando a todos los defensores y llegaron a la segunda planta. Poco a poco el edificio se fue llenando de cadáveres de rusos y alemanes por todas partes. En el hemiciclo del Parlamento se libró una feroz batalla entre los asientos de los diputados y el estrado con el micrófono donde tantas veces un Hitler ya muerto había lanzado discursos emocionantes. Nunca en la Historia se había librado una batalla de esa magnitud dentro de un edificio gubernamental. Tras largo tiempo de estar luchando en la segunda planta, los rusos consiguieron callar los fuegos de la última ametralladora. Pero entonces desde los boquetes del techo los alemanes lanzaron granadas hacia las otras plantas, mientras que desde los sótanos unos SS rezagados se dedicaron a realizar contraataques. Todavía no se había terminado la lucha por el Reichstag, cuando la bandera roja número 5 de la Unión Soviética ondeó en el tejado junto a la cúpula del edificio gubernamental. En ese instante se hizo una de las fotos más famosas de la Segunda Guerra Mundial, superada sólamente por la izada de la bandera americana del Monte Surabachi durante la Batalla de Iwo Jima. Con la bandera de la hoz y el martillo sobre el tejado, el Reichstag era soviético.


Izada de la bandera de la Unión Soviética en el Reichstag de Berlín por las tropas soviéticas del Ejército Rojo.

Tras la caída del Reichstag el general Krebs salió del búnker de la Cancillería con un salvoconducto concedido por el general soviético Vassili Ivanovitch Chuikov. La misión del general era entrevistarse en nombre de Bormann y Goebbels con los soviéticos para pactar la rendición. Krebs fue escoltado por los rusos hasta una casa al oeste del aeropuerto de Tempelhoff donde se celebró la reunión. El testamento final de Hitler fue leído por Krebs ante Chuikov comunicándole que el Führer había muerto. Como era lógico el general soviético expuso una rendición incondicional que Bormann y Goebbels habían ordenado a Krebs que no pactara. Las discusiones fueron tensas y no se llegó a ningún acuerdo. Chuikov amenazó a Krebs que como al día siguiente, exactamente a las 10:15 de la mañana, no se hubieran rendido ni entregado Goebbes ni Bormann, el centro de la ciudad sería arrasado hasta el último cimiento. Krebs descontento regresó al búnker.

Martes 1 de Mayo de 1945

A las 10:45 de la mañana del 1 de Mayo, media hora después de que expirara el plazo de las negociaciones con Chuikov, los soviéticos arrasaron de nuevo con artillería y cohetes de Katyushas el centro de Berlín. Ni Goebbels, ni Bormann, escondidos aún en el búnker, estaban a favor de aceptar la rendición incondicional.

Poco a poco a partir del 1 de Mayo las guarniciones alemanas se empezaron a entregar. La Ciudadela de Spandau, tras una larga batalla que duró días, fue la primera en entregarse después de unas difíciles negociaciones. En el Parque de Tiergarten se rindieron cuantiosos alemanes al I Ejército de la Guardia Blindado y al VIII Ejército de la Guardia. Los prisioneros del Cuartel General de la Gestapo en la Prinz-Albrechtstrasse fueron liberados por el Ejército Rojo, entre ellos muchos rusos. El Búnker del Zoo negoció una rendición para la noche, aunque era un farol, ya que tenían intención de huír en la oscuridad. Por la tarde en el Reichstag todavía seguía el combate por todas sus instalaciones, hasta bien entrado el atardecer los primeros soldados no se rindieron en la bodega, poco después lo hicieron los hombres que aún quedaban con vida en el resto del edificio y los más de 500 heridos, murieron un total de 200 alemanes.


Defensa final de la Cancillería por parte de tropas extranjeras de las Waffen-SS, apoyadas por tanques Tiger y semiorugas Hanomags.

También en el bosque el XII Ejército de Benck todavía combatía por la supervivencia. Habían tenido la suerte de abrir un corredor hacía el Río Elba, por donde se estaban entregando a las tropas de Estados Unidos, ya que consideraban preferible rendirse a ellos que no a los soviéticos.

Menos suerte tuvo el IX Ejército Alemán en Beelitz. Muchos de sus soldados llegaron al Elba, pero la mayoría se quedaron en la misma Beelitz donde sufrieron un terrible ataque de los caza-bombarderos Shturmovik que los ametrallaron en tierra. Posteriormente se retiraron a la aldea de Elsholz que arrebataron a los rusos con el apoyo de cuatro tanques Panther. Las fuerzas del XII y IX Ejércitos por los bosques en dirección al Elba recibieron por la tarde un poderoso ataque de carros T-34. Los soviéticos destruyeron en el camino a 28 vehículos, 3 tanques y 3 cañones alemanes. Los prisioneros cayeron a centenares.

Al anochecer, la hora final para Goebbels y Magda había llegado. En primer lugar mandaron a sus seis hijos a la cama. Antes de acostarse un doctor de las SS inyectó morfina a los niños diciéndoles que era para que no enfermaran de la humedad. Cuando la morfina hizo efecto Magda entró en la habitación y puso una cápsula de veneno a todos sus hijos entre las mandíbulas, luego se las cerró y los niños murieron al instante. A la hermana mayor, Helga, no le hizo efecto la morfina y tuvo que ser forzada por su madre hasta que se tragó la cápsula venenosa. Después de que Magda matara a sus niños se puso a jugar a las cartas un solitario. Tras echar unas partidas, escribió una carta a su hijo mayor que estaba prisionero en Gran Bretaña, Harald Quandt, fruto de otro matrimonio, explicándole las razones del por qué había matado a sus hermanos, su comentario fue: “Mis hijos son demasiado hermosos para vivir en el mundo que vendrá después del nacionalsocialismo”.


Suicidio del Ministro de Propaganda del Tercer Reich, Joseph Goebbels, junto a su esposa, Magda Goebbels, tras haber envenenado a sus seis hijos. Goebbels disparó primero a su mujer y luego él se voló la cabeza con la pistola Lüger. Imagen del film El Hundimiento.

Por la noche Bormann, las secretarias Traudl Junge y Gerda Christian, y otros oficiales abandonaron el búnker de Hitler escoltados desde la Cancillería por los soldados escandinavos de los Regimientos SS “Norge” y “Danmark”, algunos franceses de la 33ª División SS Francesa “Carlomano” y los españoles de la Unidad SS Ezquerra. Al dejar atrás la Cancillería sólamente quedaron escoltando al resto Bormann y los escandinavos con un tanque Tiger y un cañón autopropulsado. Las secretarías y Bormann intentaron cruzar el peligroso Puente de Weidendammer, allí el tanque Tiger destruyó sin problemas las defensas rusas matando a sus defensores, sin embargo, los soviéticos al otro lado de la Calle Ziegelstrasse dispararon contra el carro germano envolviéndolo en llamas. Los escandinavos pidieron apoyo del cañón autopropulsado y de un semioruga Hanomag, pero el intentó fracasó hasta cuatro veces. Martin Bormann entonces decidió escapar por la zona del noreste con sus hombres, pero a medio camino fue alcanzado por el fuego soviético muriendo en el intento. Las secretarías Traudl y Gerda fueron de las únicas pocas personas que consiguieron ponerse a salvo.

Ignorando lo que sucedía al ya casi vacío búnker, Goebbels salió con su esposa Magda al jardín de la Cancillería. Allí disparó en el pecho contra su mujer y después él se pegó un tiro en la cabeza. Los guardias de la SS quemaron los cuerpos como un día antes habían hecho con los de Hitler y Eva, y a continuación se marcharon.

Al final de la noche se produjo otra matanza en el Puente Havel que comunicaba el XLVII Ejército Soviético con el distrito de Charlottenbrücke. Esa era la zona por la que tenían que pasar los soldados del Búnker del Zoológico que habían hecho creer un falso farol de rendición a los rusos. Tanto los chicos de las Juventudes Hitlerianas compuestos en mayoría por niñas y niños, como los soldados del Ejército Rojo, se desangraron en esa zona con metralletas y granadas en mano. Por suerte la mayoría de alemanes traspasó las líneas soviéticas y se encaminó al oeste para rendirse a los americanos.

Miércoles 2 de mayo de 1945

A las 4:58 de la mañana del 2 de Mayo la radio informó a todo Berlín que el Führer había muerto. Poco después de que se emitiera la noticia los generales Krebs y Burgdorf se suicidaron en el búnker dándose un tiro ambos en la cabeza. El último hombre en abandonar el búnker de Hitler fue el suboficial Rochus Misch. Después de eso la instalación quedó totalmente sóla.

Poco antes del amanecer, las secretarias Traudl y Gerda se escondieron con los soldados escandinavos noruegos y daneses en unos sótanos cerca de la Calle Schönhauseralle. Cuando llegaron los soviéticos al amancer, los oficiales se suicidaron y después el resto de la tropa se entregó al enemigo brazos en alto. Traudl Junge y Gerda Christian se disfrazaron con uniformes alemanes y se infiltraron con los prisioneros, posteriormente escaparon en dirección contraria para ponerse a salvo hacia la zona controlada por los americanos.


Los últimos alemanes de las Waffen-SS y de la Wehrmacht marchan a protagonizar el último combate por Berlín y por Europa, aún sabiendo que será su final. Imagen del film El Hundimiento.

Una última gran desgracia ocurrió durante la Batalla de Berlín aquel día. Sucedió a causa de una explosión producida por una carga de demolición colocada por los noruegos y daneses en el túnel del metro bajo el Canal de Landwehr. Justo en aquellos instantes el metro estaba atestado de personas, civiles, mujeres, niños y soldados heridos, además había centenares de tropas soviéticas que combatían con los alemanes en los túneles. La detonación abrió un boquete en el río por la que se filtró toda el agua dentro del metro. En pocos segundos inmensas olas de agua barrieron todas las zonas y túneles del metro. La gente al ver lo les venía encima se puso a correr hasta las bocas de salida en una estampida, pero el agua entonces arrolló a miles de personas y los trenes se inundaron con seres humanos dentro. La tragedia fue horrible. Soldados alemanes y rusos que estaban luchando en ese momento bajo el subsuelo dejaron de dispararse cuando vieron que un mar de agua se avalanzó contra ellos, llevándoles la ola por delante y quitando la vida a las tropas de ambos bandos.

Lo peor de todo fueron los heridos, se quedaron en sus camillas mientras el nivel del agua subía provocándoles una angustiosa muerte sin poder hacer nada por salvar su vida. Perecieron un total de 15.000 personas ahogadas en el metro, la mayoría fueron civiles y heridos, aunque hubo miles de soldados rusos y alemanes también entre las víctimas.

Finalmente el asalto soviético contra la ansiada Cancillería comenzó ese 2 de Mayo. El ataque se inició con un potente bombardeo de artillería y cohetes que machacaron el edificio. Las tropas alemanas, francesas, noruegas, danesas, turco musulmanas, españolas y letonas que defendían la Cancillería resistieron bravamente entre las columnas románicas del edificio. Repentinamente un obús derribó la puerta principal y los rusos irrumpieron. La batalla fue muy sangrienta, pues los soviéticos lucharon planta por planta del edificio gubernamental, en las oficinas, tejados y sótanos.

Múltiples nacionalidades murieron codo a codo contra los bolcheviques. Los franceses aguantaron con honor hasta la última gota de su sangre. Los españoles lanzaron una última carga heroica contra la calle siendo la mayoría abatidos por las balas rusas. Los escandivos se defendieron hasta el final en el mismo jardín donde guarnecían el búnker deshabitado del Führer. Cuando la guapa soldado Anna Nikulina izó la bandera soviética sobre el edificio, el Ejército Rojo fue dueño de la Cancillería.

3 – 8 de Mayo de 1945

Por fin el 3 de Mayo los soviéticos entraron por primera vez en el búnker de Hitler. No encontraron el cadáver del Führer, pero se quedaron impresionados al ver a los hijos de los Goebbels muertos sobre sus camas.

Fuera de Berlín, el XII Ejército de Wenck y el IX Ejército Alemán lograron evacuar grandes reservas de sus fuerzas a la zona estadounidense. Pero los americanos sólo aceptaron militares, no a los refugiados civiles, por lo que cundió el pánico y muchos se lanzaron al Río Elba siendo ametrallados por las tropas estadounidenses. Ante la tensión acumulada en la frontera, finalmente Washington dió autorización para abir los pasos y permitir pasar a los civiles que en auténticas avalanchas humanas penetraron hacia Alemania Occidental.


Banderas y estandartes alemanes capturados por las tropas soviéticas tras la rendición incondicional de Alemania.

Respecto al destino de los extranjeros en las Waffen-SS fue más complicado. La 23ª División SS Panzer Holandesa “Nederland” pudo rendirse a los americanos y regresar sus integrantes a Holanda. Pero más trágico fue el destino franceses, españoles y los escandinavos, los cuales acabaron en su mayor parte ejecutados nada más entregarse a los rusos. Una de las mayores epopeyas sería la del español Miguel Ezquerra que escapó de la fila de prisioneros y se marchó sin decir nada a nadie caminando hasta España.

El 5 de Mayo, el almirante Karl Doenitz, nuevo líder del Terccer Reich, inició las negociaciones con los Aliados, consiguiendo que británicos, americanos y canadienses abrieran las fronteras a todos los civiles y fuerzas armadas alemanas en el Frente Occidental procedentes de Berlín.

Un último bombardeo a Berlín se realizó el 7 de Mayo. Lo protagonizaron las baterías rusas al machacar el centro ciudad, todavía en manos alemanas.

El 8 de Mayo de 1945 Alemania se rindió incondicionalmente en la ciudad francesa de Reims. Finalizaba de esta manera la Batalla de Berlín.

Conclusión

Berlín, la ciudad más grande de Europa, tenía un aspecto desolador. Pocos edificios en las calles quedaban en pie o conservaban su estructura, las avenidas se encontraban colapsadas de tanques rusos destruidos y en algunos tejados había aviones incrustados. Cada escasos metros se tendían torsos humanos pudriéndose y sobre el Río Spree soldados fallecidos se acumulaban en las orillas. Bajo el subsuelo el metro había dejado de existir, siendo sustituido por un mar de agua y cadáveres flotando. Tampoco el Zoológico se salvó, pues se quedó hasta los topes de animales sin vida entre los que había osos, monos, pájaros, cebras y de un precioso gorila. Los únicos vivos eran los miles de soldados alemanes, harapientos y derrotados, que desfilaban entre las interminables columnas de prisioneros. El silencio de la capital alemana era sepulcral. Berlín se había convertido en la tumba de Europa.

La Unión Soviética sufrió más de 100.000 muertos y 280.000 heridos. Sus pérdidas materiales ascendieron a los 1.997 tanques, 2.108 piezas de artillería y 917 aviones derribados. La República Popular de Polonia encajó 2.825 bajas entre muertos, heridos y desaparecidos.

Alemania tuvo 100.000 muertos y 480.000 prisioneros. Respecto a los civiles apróximadamente 152.000 civiles berlineses fallecieron.


Entrada triunfal en Berlín de las tropas aliadas, entre las que se encuentan soviéticos, británicos y estadounidenses pasando por la Puerta de Brandeburgo. A la cabeza del desfile marchan los mariscales soviético y británico Georgi Zhukov y Bernard Montgomery respectivamente. El fin de la guerra en Europa fue conocido como el Día V-E.

Con Berlín conquistado y Alemania derrotada, el miembro del Eje más peligroso para los Aliados, el Tercer Reich, había sido estrangulado. La Unión Soviética, Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Francia, Australia, etc, lo celebraron por todo lo alto en el llamado Día de la Victoria en Europa (V-E Day).

Dos semanas más tarde tras la capitulación alemana, a mediados de Mayo de 1945, Croacia, último miembro del Eje en Europa se rindió. Para Agosto de 1945 las dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki forzaron a la rendición del Japón el 2 de Septiembre de 1945. Todo el Eje a lo largo y ancho del Planeta Tierra había sido vencido. La Segunda Guerra Mundial de este modo llegaba a su fin.

Con la muerte de Hitler y la caída de Berlín concluían seis años de guerra en Europa que habían dejado 55 millones de muertos sólo en el Viejo Continente.


Bibliografía:
Antony Beevor, Berlín, La Caída: 1945, Planeta Deagostini (2006), p.155-459
David Solar, El Búnker, el último día de Hitler, Revista La Aventura de la Historia Nº73 (2004) p.18-29
Sergi Vich Sáez, La Caída de Berlín, Apocalipsis Alemán, Revista Historia y Vida Nº470 (2007) p. 40-49
David Solar, La Caída de los Dioses. “Capítulo 10: El Ocaso de los Dioses”, la Esfera de los Libros (2005), p.395-457
Editores de S.A.R.P.E., Crónica Política y Militar de la Segunda Guerra Mundial. “La Batalla de Berlín”, S.A.R.P.E. (1978), p.2.242-2.255
Carlos Caballero Jurado, Carlomagno, voluntarios franceses. “Combatieron en Berlín y entraron en la Historia”, García Hispán Editor (2002), p.249-307
Erik Norling, Raza de Vikingos. “Capítulo VII El final de la Division Nordland, la batalla de Berlín”, García Hispán Editor (1990) p.149-168
Miguel Ezquerra, Berlín a vida o muerte, García Hispán Editor (1999) p.69-92

No hay comentarios: