Si la Historia Militar o de las Fuerzas de Seguridad, te apasiona. Si la Militaría es tu afición. Si quieres conocer la Historia, sin valorar ideas ni convicciones políticas, sin tendencias, sin manipulaciones. La Historia Militar, sólo la vivida por sus principales protagonistas, los SOLDADOS que la han padecido.



Seguro que te gustará este Blog



TODOS LOS DÍAS...Y TAN SÓLO EN UNA ÚNICA PÁGINA. PODRÁS CONSULTAR: NOTICIAS PUBLICADAS EN LOS DISTINTOS MEDIOS, HISTORIA,
EFEMÉRIDES, PROTAGONISTAS, ANÉCDOTAS, FRASES......¡TODO SOBRE LA HISTORIA MILITAR!




sábado, 30 de marzo de 2013

GAGOMILITARIA UTLIMA HORA.-COREA DEL NORTE, "ENTRA EN ESTADO DE GUERRA"

 Kim Jong-un declara que 'entra en estado de guerra' con Corea del Sur

Kim Jong-un, en una imagen difundida el viernes. | ReutersKim Jong-un, en una imagen difundida el viernes. | Reuters
  • 'Todos los asuntos entre el norte y el sur se resolverán de esa manera'
  • Las Fuerzas Armadas esperan nuevas órdenes del líder norcoreano
  • Seúl asegura que no hay movimientos y apunta que 'no es nada nuevo'
 
ELMUNDO.es | Agencias | Seúl | Madrid
Actualizado sábado 30/03/2013 05:31 horas
 
La escalada de amenazas de Corea del Norte sube de nivel. El régimen norcoreano ha declarado a través de su agencia oficial que "entra en estado guerra" con Corea del Sur. "Desde este momento las relaciones norte-sur entrarán en un estado de guerra y todos los asuntos -entre los dos bandos que separan el paralelo 38- se resolverán de esa manera".

Con estas palabras -anunciadas por la agencia oficial KCNA- aumenta el clima prebélico en la zona, que ayer ya tuvo un definitivo episodio al anunciar Pyongyang que sus misiles están preparados para apuntar y disparar en cualquier momento a Corea del Sur y a las bases americanas en el Pacífico.

El partido, los ministerios y otras instituciones tratarán desde ahora todas las cuestiones entre los dos países de acuerdo al "protocolo de guerra", señala el comunicado oficial difundido por el país comunista. Las Fuerzas Armadas esperan nuevas órdenes del líder norcoreano.

Aunque las dos coreas están técnicamente en guerra dado que su conflicto en los años 50 concluyó con un armisticio y no con un tratado de paz, la tensión en la zona ha aumentado en los últimos tiempos. El ejercicio nuclear del pasado mes de febrero dio paso a repetidas sanciones por parte de la comunidad internacional en general y del Consejo de Seguridad en particular.

Tras semanas de acusaciones y propaganda por parte del régimen de Kim Jong-un llegaron el simbólico corte de las líneas de comunicación entre los dos lados de la península coreana y la ruptura del acuerdo de alto el fuego. Para colmo, en los últimos días se ha desencadenado en la zona toda una exhibición de 'juegos de guerra'. Las maniobras militares de dos potentes bombarderos nucleares americanos en una base de Corea del Sur han encendido la mecha del régimen norcoreano.

Corea del Sur: 'No es nada nuevo'

Las reacciones a la enésima provocación del 'querido líder' norcoreano no han restado importancia a la situación pero la situación se sigue de cerca desde el vecino del sur. Por el momento, no se han detectado indicios o movimientos que sugieran un ataque inminente, según indican fuentes del ministerio de Defensa surcoreano. Seúl se ha apresurado a lanzar la idea de que "no es nada nuevo" y desde el Ejecutivo se recuerda que las amenazas son constantes por parte del Norte y que los ciudadanos del Sur hacen su vida con normalidad, informa Reuters.

Otro indicio de la aparente tranquilidad en la zona es que Pyongyang no ha cerrado el complejo industrial de Kaesong, una zona que comparte con el sur y a la que siguen entrando trabajadores de Corea del Sur tras cruzar la zona desmilitarizada.

Por su parte, Washington ha indicado esta madrugada que se toma "en serio" el anuncio de Corea del Norte y mantienen contactos con "nuestro aliado" Corea del Sur. Sin embargo, la portavoz del Consejo Nacional de Seguridad ha recordado que "la retórica belicista es familiar".

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 

Corea del Norte anuncia que está “en estado de guerra” con Seúl

La afirmación es un paso más en la escalada retórica de Pyongyang

 
Imagen de Kim Jong-Un distribuida por la agencia KCNA. / FP PHOTO / KCNA via KNS
 
Un nuevo golpe de efecto. Otra llamada de atención a Occidente. Un recurso cada vez más desesperado. Una bravuconada. Una amenaza realmente seria. Un movimiento de cara a la gallería norcoreana. Todo ello se une, probablemente, en el rosario de advertencias y declaraciones belicistas que ha efectuado Pyongyang casi a ritmo diario en las últimas semanas, y que ha continuado este sábado con la afirmación de que ha entrado en “estado de guerra” con Corea del Sur. “Desde este momento, las relaciones Norte-Sur han entrado en estado guerra y todas las cuestiones que surjan entre el Norte y el Sur serán abordadas en consecuencia”, asegura un comunicado firmado por el Gobierno y el Partido de los Trabajadores de Corea, difundido por la agencia oficial norcoreana KCNA.
 
La declaración no cambia gran cosa en sí, ya que los dos países se encuentran técnicamente en guerra porque el conflicto de Corea (1950-1953) finalizó con un alto el fuego que nunca se convirtió en tratado de paz definitivo. Pero sube un nuevo peldaño en la escalada de retórica puesta en marcha por el régimen de Kim Jong-un en respuesta a los ejercicios militares conjuntos que están llevando a cabo Estados Unidos y Corea del Sur en la región y a las sanciones impuestas por la ONU por la prueba atómica que ejecutó el 12 de febrero pasado. El Norte ha amenazado también con ataques nucleares preventivos contra Corea del Sur y Estados Unidos y ha declarado rotos todos los pactos de no agresión con Seúl, incluido el armisticio de la guerra de Corea.
 
El Ministerio de Unificación surcoreano ha respondido rápidamente al comunicado y ha asegurado que no es nada nuevo y sigue a la puesta en alerta de las tropas norcoreanas por los ejercicios militares en el Sur, que Pyongyang considera un ensayo de invasión.
 
El líder norcoreano, Kim Jong-un, celebró en la madrugada del viernes “una reunión de urgencia” con altos generales y dijo que “en vista de la situación, ha llegado el momento de saldar cuentas con los imperialistas de Estados Unidos”. Acto seguido, dio orden a las unidades de misiles de que se colocaran en posición de espera para atacar las bases de Estados Unidos en Corea del Sur y el Pacífico, como respuesta al vuelo el jueves de bombarderos furtivos B-2 estadounidenses sobre Corea del Sur en el marco de las maniobras.
 
Desde la Casa Blanca no han tardado en reaccionar. "Hemos visto las informaciones sobre un nuevo comunicado no constructivo de Corea del Norte. Tomamos estas amenazas en serio y mantenemos las relaciones con nuestro aliado surcoreano", ha asegurado la portavoz del Consejo Nacional de Seguridad, Caitlin Hayden.
 
Los analistas consideran muy poco probable que estalle un conflicto amplio porque sería un suicidio para el régimen de Kim Jong-un, aunque sí podrían producirse escaramuzas. Piensan que el Norte está presionando para empujar a Estados Unidos a la mesa negociadora, con objeto de obtener ayuda y restablecer las relaciones, al tiempo que fomenta la lealtad del pueblo hacia el joven e inexperto Kim Jong-un.
 
Decenas de miles de personas participaron el viernes en la plaza principal de Pyongyang en una manifestación de hora y media en apoyo del llamamiento a las armas. Barcos de guerra pequeños norcoreanos, incluidas patrulleras, han llevado a cabo esta semana maniobras navales en ambas costas cerca de la frontera con el Sur, según ha informado el Ministerio de Defensa en Seúl. Su portavoz, Kim Min-seok, ha asegurado que están vigilando de cerca cualquier signo de que Pyongyang se disponga a disparar misiles.
 
China, lo más cercano a un aliado que tiene el Norte, repitió el viernes sus llamamientos a la calma. “Esperamos que las partes implicadas trabajen juntas para darle la vuelta a esta tensa situación”, dijo Hong Lei, portavoz de Exteriores. Mientras, Rusia criticó de forma implícita el vuelo de los bombarderos estadounidenses. “Nos preocupa que al lado de la reacción adecuada y colectiva del Consejo de Seguridad de la ONU, se estén tomando acciones unilaterales alrededor de Corea del Norte que están incrementando la actividad militar”, dijo Sergei Lavrov, ministro de Exteriores, informa Reuters. “La situación podría simplemente descontrolarse, está deslizándose hacia la espiral del círculo vicioso”.
 
 
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
Kim Jong-un declara el «estado de guerra» con Corea del Sur
 
Día 30/03/2013 - 08.15h

Aunque ambos países se hallan en armas desde el final de la guerra hace 60 años, cualquier pequeño incidente puede desencadenar un conflicto

 
Corea del Norte ha declarado este sábado el «estado de guerra» con el Sur. En realidad, se trata de una nueva provocación porque ambos países se hallan en armas desde el final de la contienda de Corea (1950-53), que no acabó firmándose un tratado de paz, sino un armisticio que el régimen dirigido por Kim Jong-un anuló el pasado 11 de marzo. Pero el anuncio eleva aún más la tensión en una zona fuertemente armada que vive cada día amenazas militares y donde cualquier pequeño incidente puede desatar una guerra. Un grave riesgo por las maniobras conjuntas que están llevando a cabo los Ejércitos de Corea del Sur y Estados Unidos, a las que Pyongyang ha respondido con unos ejercicios militares a escala nacional al considerarlas un simulacro de invasión.
 
«A partir de ahora, las relaciones intercoreanas entran en un estado de guerra y todos los asuntos entre las dos Coreas serán resueltos según un protocolo acorde con tiempos de guerra», proclamó, con su belicosidad habitual, la agencia estatal KCNA. Su comunicado asegura que «la larga situación de la Península Coreana, que no está ni en paz ni en guerra, se ha acabado», y advierte a Corea del Sur y EE.UU. de que cualquier provocación puede «desencadenar un conflicto total y una guerra nuclear».
 
Intentando calmar a su población, el Ministerio de Defensa surcoreano insistió en que la amenaza «no es realmente nueva» y añadió que no había detectado movimientos inusuales de tropas en la frontera del Paralelo 38, a sólo 50 kilómetros de Seúl.

Retórica belicosa

Según informa la agencia France Presse, la Casa Blanca se está tomando «seriamente» el anuncio efectuado por el régimen estalinista de Pyongyang. «Corea del Norte tiene una larga historia de retórica belicosa y amenazas y el anuncio de hoy sigue ese patrón familiar», señaló la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Caitlin Hayden.
 
Después de que el Pentágono enviara el jueves dos bombarderos invisibles B-2 a las maniobras conjuntas con el Ejército surcoreano, el joven dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, ordenó colocar sus misiles en alerta y proclamó que había llegado «el momento de ajustar cuentas con los imperialistas de EE.UU.» Las fotos distribuidas por la agencia KCNA muestran a Kim Jong-un y sus generales en una sala de mando, en cuya pared se ve un mapa con el plan de ataque a cuatro ciudades estadounidenses: Honolulu, Austin, San Diego y Washington. Conociendo al régimen norcoreano, parece tratarse de una imagen meramente propagandística para meter miedo más que de un descuido.
 
En teoría, la declaración del estado de guerra es el primer paso para abrir las hostilidades, pero los expertos dudan de que Corea del Norte se atreva a atacar al Sur o a objetivos de EE.UU. porque sería una acción suicida. «Ninguna de las Coreas quiere la guerra, y menos el Sur para no perder su prosperidad económica, pero es posible que ocurra algún incidente como el de la isla de Yeongpyeong», analiza para ABC Kim Tae-woo, director del Instituto de Corea para la Unificación Nacional (KINU). En noviembre de 2010, unos ejercicios de tiro acabaron con el bombardeo de dicha isla surcoreana, en el que murieron dos civiles y dos soldados. En marzo de ese mismo año, 46 marineros de la Armada surcoreana perecieron al hundirse la corbeta «Cheonan». Tras una investigación que duró varios meses, Seúl atribuyó el naufragio a un torpedo de Corea del Norte, que siempre ha negado su responsabilidad.
 
En aquellos momentos, el Ejército de Corea del Sur se contuvo y no respondió de forma contundente, pero las tornas podrían haber cambiado. «La mayoría de los surcoreanos piensa que, si hay una provocación militar, la represalia debe ser proporcionada. Si Corea del Norte nos ataca, podemos golpearles. Si Corea del Norte abre fuego sobre Seúl, lanzamos misiles a Pyongyang», alerta el experto Kim Tae-woo. En su opinión, Kim Jong-un es más peligroso que su padre, el «Querido Líder» Kim Jong-il, porque «había esperanzas de cambio cuando tomó el poder, pero está crecido por el éxito de su último ensayo nuclear y sigue las directrices del ala dura del Ejército para lograr la unión interna y reforzar su poder».

Forzar negociaciones

Con todas estas provocaciones, Corea del Norte pretende forzar las negociaciones con la Administración Obama para conseguir reconocimiento diplomático, petróleo y ayuda humanitaria a cambio de su desarme. Coincidiendo con el 60 aniversario del fin de la guerra, que se conmemora en julio, para la propaganda norcoreana sería además un triunfo que EE.UU. se aviniese por fin a firmar un tratado de paz.
 

 
 
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
Corea del Norte anuncia que ha entrado en «estado de guerra»
 
Oficiales nocoreanos en Pyongyang
Oficiales nocoreanos en Pyongyang Ap
Corea de Norte anunció hoy que ha entrado en "estado de guerra" y advirtió de un "combate a gran escala" fuera de la región, a través de un comunicado de la agencia estatal norcoreana KCNA.
"Desde ahora, las relaciones Norte-Sur entrarán en estado de guerra y los asuntos que surjan entre el Norte y el Sur serán tratados de acuerdo con ello", señaló el régimen a través de un anuncio especial publicado en la agencia estatal.

En su habitual tono belicista, los medios norcoreanos publicaron ayer que su líder Kim Jong-un ordenó tener preparados sus misiles para atacar en "cualquier momento" intereses de EEUU y Corea del Sur

En su nuevo anuncio Corea del Norte aseguró que "la situación en la cual no hay ni guerra ni paz de la península de Corea ha terminado".

Las dos Coreas han permanecido técnicamente en guerra desde el final del conflicto que las enfrentó entre 1950-1953 y que concluyó con un alto el fuego, tras el cual se firmó un armisticio y acuerdos de no agresión.

El comunicado advirtió además de un "combate a gran escala" más allá de la región si Corea del Sur y EEUU continúan con sus actividades militares en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas.
Según la KCNA, que actúa de portavoz del régimen, el anuncio especial de hoy ha sido emitido por el Partido de los Trabajadores, ministros y otras instituciones.

Estos anuncios se enmarcan en la campaña de amenazas que el régimen de Pyongyang dirige a Corea del Sur y EEUU desde que el pasado día 7 de marzo la ONU anunciara nuevas sanciones al país comunista por su última prueba nuclear de febrero.

En dichas sanciones, China, principal aliado de Corea del Norte, respaldó y apoyó la penalización contra Pyongyang, una maniobra que según los analistas ha profundizado el aislamiento y la incapacidad para poder anticipar su inesperada respuesta.

Esta misma semana Corea del Norte anunció la suspensión de la única línea de comunicación militar que mantenía con Corea del Sur y que gestiona el acceso al complejo industrial común de Kaesong, en medio de una escalada de tensión entre los dos países.