Si la Historia Militar o de las Fuerzas de Seguridad, te apasiona. Si la Militaría es tu afición. Si quieres conocer la Historia, sin valorar ideas ni convicciones políticas, sin tendencias, sin manipulaciones. La Historia Militar, sólo la vivida por sus principales protagonistas, los SOLDADOS que la han padecido.



Seguro que te gustará este Blog



TODOS LOS DÍAS...Y TAN SÓLO EN UNA ÚNICA PÁGINA. PODRÁS CONSULTAR: NOTICIAS PUBLICADAS EN LOS DISTINTOS MEDIOS, HISTORIA,
EFEMÉRIDES, PROTAGONISTAS, ANÉCDOTAS, FRASES......¡TODO SOBRE LA HISTORIA MILITAR!




domingo, 11 de enero de 2015

EL OBERLEUTNANT WALTER OHMSEN LA PESADILLA DE LA PLAYA DE UTAH

Walter Ohmsen y la hazaña de la batería de Saint Marcouf


 
Normandía 1944: De turismo por la historia, David Díaz Cabo
 
Si Heinrich Severloh fue apodado la Bestia de Omaha (véase https://aforjar.wordpress.com/2013/12/26/heinrich-severloh-la-bestia-de-omaha/) sin duda podríamos decir que Walter Ohmsen a su manera se convirtió en la “Bestia de Utah”, un oficial que protagonizó una gesta aún mayor y que sin embargo acabó en el olvido.
Walter Ohmsen fue un muy condecorado Oberleutnant zur See (teniente primero) de la Kriegsmarine en la IIGM. Él fue el primer soldado alemán del Muro Atlántico en divisar la fuerza invasora aliada sobre Normandía. Su batería estuvo inmersa en fuertes combates desde ese momento (aguantando un duro asedio los días 6-11 de junio), lo que le valió la concesión de la Cruz del Caballero, por la defensa de la batería de Crisbecq contra la 4ª división de infantería de los EEUU que desembarcó en la playa de Utah.
 
File:Bundesarchiv Bild 183-R63849, Walter Ohmsen.jpg

SERVICIO MILITAR PREVIO

Walter Ohmsen nació el 7 junio 1911 en Elmshorn. Se alista en la Reichsmarine de la república de Weimar el 1 abril de 1929 en Stralsund. Ascendió a Matrosengefreiter (cabo 1º de la marina) el 1 abril 1933, y a Bootsmannmaat (timonel, suboficial subalterno) el 1 septiembre 1934.
 
Desde esa fecha al 1 enero 1944 fue jefe de sección y después de compañía, para pasar a entrenador de telémetro en la escuela de artillería naval de Sassnitz. Entre su historial de servicio figura el acorazado Schleswig-Holstein, los buques escuela Gorch Fock y Karl Zeiss, y por último la torpedera T-153 y el crucero Königsberg.
 
El 1 de julio 1940 fue ascendido a Stabsoberbootsmann (suboficial subalterno de buque) y el 20 abril 1940 ya había recibido la cruz al mérito militar de 2ª clase con espadas. Durante su periodo en la escuela de artillería naval fue nombrado candidato a oficial, alcanzando el rango de Leutnant der Marineartillerie (teniente), el 1 enero 1942, y posteriormente Oberleutnant (teniente primero).

LA BATERÍA DE CRISBECQ O DE SAINT-MARCOUF

Mapa con todas las baterías costeras en Normandía y sus radios de acción cubriendo las playas y la costa.
Captura de Google Earth con las principales ubicaciones (escala en la parte inferior izquierda)
 photo 1-10.png

Ohmsen recibió el mando de la Marine Küsten Batterie “Marcouf” (batería costera Nº 3 “Marcouf” del Grupo de Artillería Costera 1261 según denominación alemana) el 1 de febrero 1944.
Construida en 1942 por la organización Todt, estaba situada en el pueblo de Saint-Marcouf a 2 km tierra adentro de la costa.
 
Para 1944 tenía instalados 3 cañones Skoda de 210 mm (dos de ellos protegidos en casamatas de cemento), un cañón de 150 mm (emplazamiento a cielo abierto), y 6 piezas antiaéreas de 75 mm. Era la más potente de la bahía del Sena a excepción de las de Le Havre y Cherburgo, con un rango de 30 km.
 
Las instalaciones se componían de un puesto de mando, refugios para el personal y munición, y casamatas con ametralladoras. Además contaba con defensas naturales (la aproximación a la base estaba muy expuesta).
 
Operándola había 3 oficiales (incluyendo él), 24 suboficiales, y 287 soldados de la Kriegsmarine. La unidad estaba subordinada a la Marine-Artillerie-Abteilung 260 (batallón de artillería costera 260). Pese a que las baterías costeras habían sido transferidas al ejército de tierra en 1943, sus dotaciones seguían siendo de la marina.
 
Con el aumento de riesgo de invasión, la dotación fue reforzada por personal del Grenadier-Regiment 919 (6ª compañia), de la 709 división de infantería alemana, que proporcionaría escolta terrestre. Dicha compañía estaba al mando del teniente Geissler, del Heer. La fuerza total de la batería sumaba así cerca de 400 hombres.
 
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/9f/Batterie_de_Crisbecq_03.JPG

DÍAS 6-14 DE JUNIO

Solo dos de las tres piezas de 210 mm estaban en condiciones operacionales, a pesar de los bombardeos preparatorios aliados la noche previa al día D.
 
La madrugada del 6 de junio 1944 había sido de alerta e incertidumbre. Tras este bombardeo nocturno, grupos de paracaidistas del 502 regimiento paracaidista americano habían aterrizado durante la noche en las cercanías, demasiado al sur como para atacar la batería asignada de Saint-Martin de Varreville (a 65 km al noreste). Parece ser que fueron descubiertos al intentar comunicarse con el “sistema rana”, lo que anuló el elemento sorpresa, frustrando el asalto paracaidista a la batería “Marcouf”. Algunas fuentes mencionan que 20 paracaidistas americanos fueron tomados prisioneros tras este ataque fallido. Los alemanes sospechaban que estos ataques de “supuestos comandos” podrían tratarse de ataques de distracción para enmascarar un desembarco a gran escala en alguna otra parte de la costa del Canal de la Mancha.
 
Horas más tarde, a eso de las 5:45 Ohmsen debió avistar la descomunal fuerza invasora con el poderoso telémetro de la batería. Inmediatamente, Ohmsen da la alarma al cuartel general de la Kriegsmarine en Cherburgo, lo que propagó la alarma por las instalaciones de la costa atlántica.
A las 5:52 de la mañana recibe confirmación para abrir fuego sobre la flota enemiga, que estaba a una distancia de 17 km en ese momento. A las 5:55 de la mañana se produce un duelo artillero entre la batería alemana y las de los cruceros USS Tuscaloosa, USS Quincy, y el acorazado USS Nevada.
A las 6:30 a.m. la batería cambió objetivo al destructor USS Corry, hundiéndolo con éxito y con él a 24 de sus tripulantes. Algunas versiones apuntan a que tras sufrir graves daños y realizar maniobras evasivas, el buque colisionó con una mina marina que le asestó el golpe de gracia. Otros buques de la fuerza invasora recibieron daños como consecuencia de esta batería, pero se mantuvieron a flote.
 
A las 8 de la mañana, el Nevada impactó a uno de los dos cañones operativos de la “Marcouf”, protegido por la casamata de hormigón armado. El USS Texas y el USS Arkansas tomaron la polémica decisión de dejar de apoyar la playa de Utah para intentar silenciar la letal y molesta batería alemana de una vez por todas.
 
A las 9 de la mañana, la batería Crisbecq perdió su último cañón naval operativo (también protegido por casamata de hormigón), un obús del Nevada atravesó la tronera de dicha casamata, matando a toda la dotación de esa pieza, posiblemente estemos ante los artilleros más desafortunados de la historia.
 
A pesar de estas pérdidas, parece ser que el cañón de 150 mm seguía operativo, pero su alcance no era suficiente como para atacar objetivos en alta mar. Dicho cañón abrió fuego hacia las 11 de la mañana sobre la playa, en la zona frente al búnker WN 5. La participación de esta pieza tuvo unas consecuencias devastadoras para los soldados americanos que estaban desembarcando en la playa, causando numerosas bajas y dificultando la llegada de refuerzos y material.
 
El 7 de junio, a las 7 de la mañana , el 1er batallón del 22 regimiento de infantería de la 4ª división de infantería de EEUU avanzó hacia el interior, para ampliar la cabeza de playa con vistas a tomar Saint-Marcouf y la batería Crisbecq.
 
Los americanos consiguieron llegar a la localidad al primer asalto, pero fueron detenidos en seco por cañones antiaéreos 75 mm Flak que habían sido reparados y reorientados para atacar objetivos terrestres.
 
En ese momento las fuerzas alemanas próximas contraatacaron en los flancos del avance americano, bajo el apoyo de cañones K331 (f) de 105 mm (de origen francés) de la batería de Azeville.
El capitán Tom Shields de este 1er Batallón americano se vió obligado a replegarse ante la obstinada resistencia germana y el posible riesgo de verse rodeado.
 
Paralelo a estos combates terrestres, la batería Crisbecq salió de su silencio y en algún momento continuó su duelo artillero con la flota invasora. Parece ser que uno de los cañones Skoda de 210 mm K39/41 pudo ser reparado y puesto de nuevo en funcionamiento durante el atardecer del día 7. De este duelo, el testarudo cañón resultó irremediablemente dañado de nuevo en cuestión de horas, y tuvo que cesar el disparo definitivamente.
 
Para complicar las cosas, los americanos trajeron piezas de artillería de campaña durante la tarde y empezaron a castigar a la batería alemana cperiódicamente desde ese momento.
 
Ese día 7 por la mañana, Ohmsen es condecorado en su puesto con una Cruz de Hierro de 2ª clase por su exitosa defensa hasta ese momento, pero aquello solo fue el principio…Al atardecer, recibe una llamada de Cherburgo confirmándole que se le había concedido adicionalmente la Cruz de Hierro de 1ª clase por sus dotes de liderazgo durante los combates a lo largo del día.
 
El día 8 de junio por la tarde, un nuevo bombardeo americano hiere al Oberleutnant Ohmsen en la mano derecha.
 
Ese día, el batallón americano inició su 2º asalto a las 10 de la mañana. Con este ataque se recupera Saint-Marcouf, pero la batería propiamente dicha sigue en manos alemanas. A las 13:30 después de un bombardeo naval previo de 20 minutos, los soldados americanos se lanzaron de nuevo al ataque. Consiguen entrar en el perímetro de la batería, resultando destruido el último cañón de 210 mm y obligando a los alemanes a replegarse a los refugios. A las 4 de la tarde los americanos empezaron a dinamitar los refugios.
 
Ante esto, Ohmsen actuó rápido y se comunicó con la cercana batería de Azeville, con un mensaje del tipo “el enemigo está dentro, disparad sobre nosotros”. Decisiones como esta, audaces, pero temerarias, pueden provocar bajas por fuego amigo pero a cambio maximizan las bajas del enemigo. Fue entonces que los 4 cañones de 105 mm que había en Azeville empezaron a abrir fuego sobre la inutilizada batería de Ohmsen, estando fuerzas americanas ya en su interior.
 
Los americanos, expuestos y presos del pánico ante este inesperado bombardeo, huyeron de forma desorganizada, y abandonaron la posición que estaban a punto de capturar. Inmediatamente, Ohmsen aprovechó la situación y ordenó un contraataque, en el que también tomó parte la 6ª compañía de infantería del teniente Geissler.
 
Los americanos se replegaron bajo el acoso alemán unos 1,2 km hasta Dodainville. Los efectivos americanos empleados habían sufrido más de un 15% de bajas, y 98 de sus soldados habían sido capturados en el contraataque alemán.
 
Al día 11 de junio, la posición permanecía milagrosamente aún bajo control alemán. Pero la situación era insostenible, Ohmsen había perdido todos sus cañones, las municiones empezaban a agotarse tras días de lucha, y no quedaba equipo médico para los heridos. Ese día por la tarde recibió el comunicado que aguardaban impacientemente bastantes de sus maltrechos hombres, el contraalmirante Walter Hennecke le dio orden de evacuar la posición con los supervivientes.
Obligado a dejar atrás a 26 alemanes heridos y a 126 prisioneros americanos, Ohmsen lideró a 78 supervivientes fuera del cerco aliado, alcanzando las líneas alemanas en Aumeville, tras una caminata de 8 km.
 
El 12 de junio, efectivos americanos de la 9 división de infantería que habían desembarcado el día anterior tomaron el relevo e iniciaron un nuevo ataque ese día a las 8:30 de la mañana, pero encontraron la batería vacía y no hubo más resistencia alguna.
 
Cañón Skoda de 210 mm dañado tras la captura de la batería
 

El balance total deja 307 bajas alemanas de los aproximadamente 400 soldados que había en la batería. Las bajas americanas fueron también muy cuantiosas, seguramente del orden de los 350-400, sin contar las bajas de la marina de EEUU y las sufridas en la playa de Utah por la acción de artillería auxiliar de esta batería.
 
El 14 de junio, Ohmsen y sus hombres llegaron a la batería de Morsalines más al norte, donde se le concedió la Cruz del Caballero. Tras esto Ohmsen y sus hombres fueron reasignados a una compañía de infantería, con la que tomaron parte en los combates los últimos días del cerco de Cherburgo, en la campaña de Cotentin. Ohmsen fue finalmente capturado junto con los supervivientes de la guarnición de Cherburgo el día 26 de junio por fuerzas americanas. Para más información sobre esta batalla consúltese: https://aforjar.wordpress.com/2014/08/31/la-campana-de-cotentin-y-la-toma-de-cherburgo/

POSGUERRA

Walter Ohmsen permaneció desde entonces en cautiverio hasta el 15 de marzo 1946.
Después de la guerra, trabajó de funcionario en Schleswig-Holstein para el ministerio de agricultura, pero fue destitutido de su cargo tras insultar al Ministerpräsident (o premier) Friedrich-Wilhelm Lübke.
 
Tras este incidente se reincorporó a servicio militar en 1956 con el rango de Kapitänleutnant de la Bundesmarine. Fue ascendido a capitán de corbeta en 1957, y postiormente a capitán de fragata en 1965. Se retiró del servicio activo en 1967.
 
En el periodo 1968-1978 destacó por ser uno de los organizadores de competiciones de regatas en eventos importantes. También mencionar sus soporte a las víctimas de guerra y su labor como consejero para el ayuntamiento de Kiel, lo que le valió la Cruz Federal al Mérito de 2ª clase.
Walter Ohmsen murió el 18 de febrero de 1988, siendo padre de tres hijas y con un ejemplar historial de servicio en la marina.
 
 

No hay comentarios: