Si la Historia Militar o de las Fuerzas de Seguridad, te apasiona. Si la Militaría es tu afición. Si quieres conocer la Historia, sin valorar ideas ni convicciones políticas, sin tendencias, sin manipulaciones. La Historia Militar, sólo la vivida por sus principales protagonistas, los SOLDADOS que la han padecido.



Seguro que te gustará este Blog

SIGUENOS !!



TODOS LOS DÍAS...Y TAN SÓLO EN UNA ÚNICA PÁGINA. PODRÁS CONSULTAR: NOTICIAS PUBLICADAS EN LOS DISTINTOS MEDIOS, HISTORIA,
EFEMÉRIDES, PROTAGONISTAS, ANÉCDOTAS, FRASES......¡TODO SOBRE LA HISTORIA MILITAR!




sábado, 1 de noviembre de 2014

EL FUSIL ALEMÁN STG 44....... EL PADRE DE TODOS LOS FUSILES DE ASALTO

Sturmgewher 44: El padre de los fusiles de asalto

Día 29/10/2014 - 07.11h

Un arma adelantada a su tiempo que, sin embargo, llegó demasiado tarde

Sturmgewher significa, de hecho, en alemán fusil de asalto. En el año 1942, el ejército germano tenía en servicio la magnífica carabina Mauser Kar 98k, sin duda alguna el cénit de la larga evolución de los rifles de cerrojo que desde finales del siglo XIX habían prestado servicio en todos los ejércitos del mundo.
 
Pero, a esas alturas de la Segunda Guerra Mundial, estaba completamente clara la necesidad de dotar al soldado alemán de un arma de ciclo automático. Por aquel entonces, entre los países en contienda, ya se había consolidado el concepto de subfusil y Alemania disponía del excelente MP (Maschinenpistole) 40. La idea de conseguir un arma individual con la cadencia de fuego de un subfusil y la potencia del cartucho 7,92 mm del Kar resultaba tentadora e imprescindible dada la marcha de la guerra.
 
El encargado de desarrollar la tarea fue Hugo Schemeisser, al que también se debe el famoso MP40, y la elegida para fabricarlo fue una empresa de Turingia con gran experiencia en la fabricación de piezas de chapa estampada, la C.G. Haenel. Las primeras unidades se entregaron en el año 1942, como Maschinekarabiner (carabina ametralladora) 1942 (MKb 42), pero no sería hasta dos años más tarde, tras varias modificaciones y ya como STG 44, en la ofensiva de las Ardenas, cuando fue utilizado por el ejército en cantidades importantes.
 
Hasta mayo de 1945 se llegaron a fabricar más de 400.000 unidades y el arma fue dotada de una amplia gama de accesorios como lanzagranadas, silenciadores, visores telescópicos y nocturnos. Pero, sin duda, el accesorio más curioso es su cañón curvo o Krumm Lauf, que permitía al tirador disparar al enemigo desde una esquina sin exponerse al fuego. El éxito alcanzado por el arma llegó demasiado tarde para evitar la derrota de Alemania, pero abrió el camino de todos sus sucesores, empezando por el universal Kaláshnikov AK-47. Aún hoy en día su silueta nos parece moderna. Fue sin lugar a dudas, un adelantado a su tiempo.



Cargador: Para 30 proyectiles y extraíble
Calibre: 7,92 Kurtz (7,92 x 33)
Peso: 5,22 Kg
Longitud: 940 mm
Longitud del cañón: 419 mm
Cadencia de tiro: 500 d.p.m.
 

 
 
 
EL MP44 A FONDO
 
Los Maschinepistole 43, Maschinepistole 44 y Sturmgewehr 44 (MP 43, MP 44 y StG 44, respectivamente) fueron los nombres de un fusil de asalto ligero desarrollado por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial como parte del programa Maschinekarabiner (carabina ametralladora), y evolucionando de la Mkb 42(H). Esta variedad de nombres del sucesor del Mkb 42(H) fue el resultado de complicaciones en la burocracia del Tercer Reich.
 
 
 
Los MP43, MP44 y Stg-44 fueron los nombres de armas casi idénticas con sólo diferencias de producción y fechas. El Stg-44 se llamó Sturmgewehr (literalmente fusil de asalto) y combinaba las características de los subfusiles y los fusiles automáticos. La traducción fusil de asalto ha llegado a ser muy popular para describir este tipo de armas.

Utilizaba el cartucho 7,92 x 33, una versión más corta que el 7,92 x 57 estándar de los fusiles que, en combinación con su diseño, permitía que se empleara como subfusil en lugares cerrados, pero con mayor exactitud y alcance que los subfusiles a distancias largas. Sin embargo, tenía menor alcance y potencia que los fusiles de la época.

Cuando se introdujo el Stg-44, la mayoría de la Wehrmacht estaba armada con subfusiles o fusiles de cerrojo, como el Karabiner 98k. Sólo un limitado número de soldados iban equipados con fusiles semiautomáticos. La doctrina alemana no incluía una ametralladora ligera. Las ametralladoras MG34 y MG42 fueron utilizadas para este papel, pero eran demasiado pesadas y solían usarse en puestos fijos.

En las primeras fases de la guerra, las ametralladoras medias de la Wehrmacht demostraron que eran demasiado grandes para poder ser utilizadas en movimiento, lo que significaba que las tropas debían usar el fusil durante las marchas. En caso de defensa, las armas eran fijadas y no tenían estos problemas.

Como el ejército dependía de su combate rápido (estrategia de la Blitzkrieg o guerra relámpago), a menudo se encontraba en inferioridad de armamento. Estos problemas aumentaban en zonas cerradas, como ciudades y pueblos, donde las armas no podían apuntar a los blancos que se ocultaban tras un edificio.

Por esta razón, las tropas comenzaron a incrementar el uso de subfusiles, creando pelotones conocidos como pelotones de asalto que podían mantener una alta cadencia de tiro en movimiento. Sin embargo, los subfusiles utilizaban munición de pistola para distancias cortas, y las tropas de asalto sólo eran útiles en terreno urbano. Una vez en terreno abierto, debían volver a recurrir a sus fusiles.

Este problema se presentó de nuevo durante la invasión de la Unión Soviética. El Ejército Rojo disponía de armas semiautomáticas, como los fusiles Tokarev SVT-38 y SVT-40, en tanto que el ejército alemán había intentado introducir armas semiautomáticas como el Gewehr 41, pero con fallos técnicos y entregas pequeñas mientras los problemas eran resueltos.

Se habían realizado varias tentativas de crear ametralladoras muy ligeras, pero el retroceso de la munición común alemana 7,92 x 57 dificultaba su control. La solución fue crear una munición de potencia intermedia, entre el cartucho del fusil y el de la pistola. Tras varios intentos desde los años 30, en 1941 se resolvió el problema con la munición 7,92 x 33 Kurzpatrone (cartucho corto), originalmente 7 x 33, pero para reducir problemas logísticos se utilizó como base el 7,92 mm Máuser.


MKb 42



Los contratos para los fusiles que empleaban la munición Kurz fueron enviados a Walther y Haenel (un grupo de diseño liderado por Hugo Schmeisser), que producían prototipos de armas bajo el nombre de Maschinekarabiner 1942 (MKb 42), literalmente carabina ametralladora. Ambos diseños eran muy similares, utilizando un sistema por gas, con modos de fuego automático y semiautomático.

El modelo de Haenel, el MK 42 (H), demostró ser superior al de Walther, el MKb 42 (W), y el ejército pidió a Haenel una nueva versión que incorporase una lista de cambios menores, designada MKb 42 (H). Esta versión modificada comenzó a producirse en noviembre de 1942. Se añadieron nuevas modificaciones, como cubrir la portilla de eyección y un riel para colocar una mira telescópica. Un pedido de estos MKb 42 (H) modificados produjo, desde finales de 1942 hasta principios de 1943, 11.833 armas para pruebas de campo.

MP43

 
Mientras que la nueva versión estaba desarrollándose a finales de 1942, las luchas internas en el Tercer Reich aumentaron. Hitler se había preocupado por esto, y después de que Hermann Göring hubiera creado el FG 42 en un programa separado de los similares del ejército, Hitler canceló completamente todos los proyectos para un nuevo fusil.

Para poder preservar el desarrollo de las armas, se inició un nuevo proyecto para producir una arma similar utilizando la munición original del Mauser, el Mkb 43 (G). Siempre que Hitler preguntaba por el progreso del fusil, le mostraban uno de estos prototipos, aunque no había intención de producirlos.
Mientras tanto, la nueva versión del original Mkb 42 (H) cancelado fue denominada Maschinepistole 43 (MP43) para disimular como una mejora de un subfusil existente. Otro cambio fue añadir una bocacha lanzagranadas al primer modelo del MKb 42 (H), creándose el MP43/1.

Una vez que Hitler descubrió la verdad, ordenó detener una vez más el proyecto. Sin embargo, en marzo de 1943 permitió una producción con propósitos evaluativos, que continuó hasta septiembre y, debido a los informes positivos en combate, se autorizó que continuara.


MP44, Stg-44


Un soldado probando la variante transitoria MP 43/1, usada para determinar su idoneidad como fusil de francotirador, octubre de 1943. Está equipado con una mira telescópica ZF 4.

El 6 de abril de 1944, Hitler publicó el siguiente decreto:
  • La antigua MG42 debía conservar su designación.
  • El antiguo fusil, conocido como Gewehr 43, recibiría la designación de Karabiner 43 (K43).
  • El antiguo MP, llamado también MP43, recibiría la designación de MP44.
En julio de 1944, varios jefes del ejército pidieron a Hitler más armas. Viendo esto como una victoria propagandística, el fusil fue renombrado como StG44, y para destacar la nueva clase de arma que representaba, literalmente "fusil de asalto, modelo 1944", se introdujo este término. Para el fin de la guerra, se habían construido unos 425.977 StG44 de todas las variantes. El fusil de asalto demostró ser una arma valiosa, sobre todo en el frente oriental, donde primero fue desplegada. Un soldado entrenado apropiadamente con el StG44 tenía un amplio repertorio táctico. Podía alcanzar a blancos más lejanos que con un MP40, pero era más útil que el K98k en distancias cortas durante combate urbano, además de proporcionar fuego de ametralladora ligera.

Ésta era un arma con un selector de disparo que permitía cambiar entre modo totalmente automático o modo semiautomático, por lo que podía utilizarse como un fusil de precisión de un solo disparo, o como una eficiente ametralladora de asalto de gran precisión, daño y velocidad.

El MP43/MP44 era un arma intermedia en su época. La velocidad de salida de la bala era de 647 m/s, en comparación con los 732 m/s del K98k, 744 m/s de la Bren, 585 m/s de la M2 Carbine y 365 m/s del MP40.

Una adición inusual al diseño fue el Krummer Lauf, un cañón curvo con un mecanismo de puntería periscópico para poder disparar tras esquinas de forma segura. Existían versiones de 30º, 45º, 60º y 90º, así como una versión para el StG44 y la MG42. El uso principal del MP44/StG44 era como respuesta a los subfusiles soviéticos PPS-43 y PPSh-41. El StG44 no tenía el alcance del fusil Mauser 98k, pero tenía mayor alcance que los subfusiles soviéticos y una cadencia similar. Además, mientras que podían disparar de forma automática, estaban diseñados por defecto para fuego semiautomático.

PROTOTIPOS

Mauser desarrolló varios prototipos de fusiles de asalto Sturmgewehr 45, utilizando el sistema del MG42 pero con un cañón fijo y un sistema de gas. Este mecanismo sería posteriormente desarrollado por antiguos ingenieros de Mauser en España y aplicados en el CETME, el Heckler & Koch G3 y el subfusil MP5.

POSGUERRA



El efecto del diseño del StG44 en la posguerra ha sido más limitado que la adopción extendida del término "fusil de asalto". Mientras que el StG44 llenaba un nicho en el armamento de la Alemania nazi, entre las armas de apoyo medianas, como la ametralladora MG42, el fusil Mauser 98k y el subfusil MP40, no ofrecía tanta ventaja en otros países que ya tenían ametralladoras ligeras, o armas intermedias como el fusil M1 Garand.

La Unión Soviética, que no disponía de un gran número de ametralladoras ligeras como el BAR estadounidense, rápidamente adaptó el concepto. El AK-47 utiliza una munición y diseño similares, pero es mecánicamente distinto. El nombre originó el término fusil de asalto (Sturmgewehr, en alemán), y el arma marcó la invención del concepto de un fusil de asalto.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial se efectúan distintos estudios para fabricar en Argentina fusiles semiautomáticos. El Ejército Argentino presentó su proyecto basado en el STG 44, calibre 7,92 x 33 (alemán). CITEFA fabricó 3 unidades de esta arma a fin de probarlas.


 

No hay comentarios: