Si la Historia Militar o de las Fuerzas de Seguridad, te apasiona. Si la Militaría es tu afición. Si quieres conocer la Historia, sin valorar ideas ni convicciones políticas, sin tendencias, sin manipulaciones. La Historia Militar, sólo la vivida por sus principales protagonistas, los SOLDADOS que la han padecido.



Seguro que te gustará este Blog

SIGUENOS !!



TODOS LOS DÍAS...Y TAN SÓLO EN UNA ÚNICA PÁGINA. PODRÁS CONSULTAR: NOTICIAS PUBLICADAS EN LOS DISTINTOS MEDIOS, HISTORIA,
EFEMÉRIDES, PROTAGONISTAS, ANÉCDOTAS, FRASES......¡TODO SOBRE LA HISTORIA MILITAR!




viernes, 24 de octubre de 2014

GAGOMILITARIA NOTICIAS.-EL MILICIANO KURDO SAMAN JOHWAR: "HE VENIDO EN IRAK PARA MATAR A TERRORISTAS. ELLOS O MI FAMILIA"






ADVERTISEMENT
«No soy una persona violenta. Jamás había empuñado un arma y, mucho menos, apuntado contra otra persona. No voy al frente a combatir por gusto, sino porque me han obligado. Los terroristas del Estado Islámico me han puesto el arma entre las manos. Son ellos o mi familia», afirma con rotundidad Saman Johwar Kahraman mientras comprueba que su rifle está cargado. La mirada de Saman está llena de tristeza. El joven piensa en la vida que dejó en la ciudad británica de Birmingham y siente nostalgia por el tiempo pasado. «Echo de menos Inglaterra; aunque ahora mismo lo más importante es defender a los míos», comenta con el gesto torcido.

Saman no es un peshmerga (soldado kurdo) al uso. Se alistó voluntariamente hace tres meses, cuando las hordas del Estado Islámico (EI) tomaron las ciudades de Jalawla y de Hosseini, a pocos kilómetros de donde residen su madre y sus hermanos. Hasta ese momento, este joven de 34 años estaba viviendo una plácida luna de miel con su recién estrenada esposa y planeaba cómo sería su vida en Inglaterra. «No podía irme y dejar a toda mi familia a merced de estos terroristas. Nosotros somos kakai (una minoría religiosa formada por 200.000 personas) y si el EI captura a mi madre o a mis hermanos los matarán», sentencia categórico.

Saman, aunque nació en Irak en el seno de una familia kurda, emigró a Reino Unido en el año 2000 después de que su padre, un alto oficial de los peshmerga, fuese asesinado por los acólitos de Sadam Hussein en la ciudad de Khanaqin. Esa misma noche, Saman, junto con uno de sus mejores amigos de la infancia, empapeló Khanaqin con pasquines contra Sadam. «Al día siguiente, la Policía detuvo a mi amigo y, tras interrogarle, le asesinó. Yo tuve que huir para salvar mi vida», relata. Esa noche, de hace 14 años, el joven kakai cruzó ilegalmente hasta Turquía, donde encontró a unos contrabandistas que, tras el pago de una cuantiosa suma de dinero, le montaron en un doble fondo de un camión. Y cuando el camión se detuvo, el joven Saman desembarcó en el puerto de Londres. «Al principio trabajaba de cualquier cosa. Hasta que, poco a poco, fui aprendiendo el idioma y fui ascendiendo», señala. Saman llegó a ser uno de los encargados de la oficina de correos en Birmingham. «La vida era perfecta. Tenía una novia. Muchos y muy buenos amigos. Me habían concedido la nacionalidad británica. Por primera vez, la fortuna me sonreía», afirma.

Pero todo se acabó cuando su madre le llamó para decirle que le había encontrado una esposa en Khalar, por lo que debía volver a Irak para casarse. Sus miedos se difuminaron cuando vio con sus propios ojos a Peruin, su prometida. La joven, 13 años más joven que él e hija de un rico comerciante, era mucho mejor de lo que esperaba. Así que volvió a sentirse muy afortunado. «Pero cuando planeábamos regresar a Europa para vivir allí, los terroristas de EI comenzaron a tomar ciudades y pueblos hasta llegar a las puertas de Khalar y de Khanaqin».

Es ahí cuando Sam desempolvó el uniforme de peshmerga de su padre y se convirtió en un soldado más en esta guerra contra el terror. «No entiendo que gente nacida y criada en Europa pueda dejarlo todo para unirse al Estado Islámico y asesinar a inocentes», apunta. Curtido en mil batallas, Saman recuerda historias de primera línea de combate. «Luchando en Jalawla, los terroristas salían de unos agujeros excavados en la tierra y se inmolaban delante de nosotros. Son fanáticos religiosos e ignorantes que no tienen respeto por nadie».

«Volveré a Inglaterra. Y lo haré con la conciencia tranquila, sabiendo que he defendido a mi familia y a mi país de la amenaza terrorista», finaliza este orgulloso peshmerga mientras, como cada día, se encamina hacia el frente batalla.






No hay comentarios: