Si la Historia Militar o de las Fuerzas de Seguridad, te apasiona. Si la Militaría es tu afición. Si quieres conocer la Historia, sin valorar ideas ni convicciones políticas, sin tendencias, sin manipulaciones. La Historia Militar, sólo la vivida por sus principales protagonistas, los SOLDADOS que la han padecido.



Seguro que te gustará este Blog

SIGUENOS !!



TODOS LOS DÍAS...Y TAN SÓLO EN UNA ÚNICA PÁGINA. PODRÁS CONSULTAR: NOTICIAS PUBLICADAS EN LOS DISTINTOS MEDIOS, HISTORIA,
EFEMÉRIDES, PROTAGONISTAS, ANÉCDOTAS, FRASES......¡TODO SOBRE LA HISTORIA MILITAR!




viernes, 18 de diciembre de 2015

EL SOLDADO Y LA NAVIDAD

LA NAVIDAD DEL SOLDADO (General de Brigada Adolfo Coloma Contreras)

Imagen5Son Las navidades unas fechas entrañables en muchos sentidos. Hay quien las vive con mayor o menor fervor religioso, en relación con las creencias de cada cual sobre ese inefable misterio del Dios hecho niño. Pero lo que sin duda a todos nos abarca por igual es ese sentido familiar del que revestimos estas fiestas que, sin duda, nos transporta a  nuestra infancia, a cada uno a la suya, con su sinfonía de luces, colores, villancicos, buenas intenciones,  belenes, uvas, reuniones de familiares y amigos y por fin, la mágica Noche de Reyes.
Pero no todos pueden vivir en ambiente familiar  ese pequeño torrente de acontecimientos. La vida se impone y hay muchas personas y colectivos que en alguna ocasión tiene que renunciar a ello. Gentes de la mar, aventureros, gentes sin techo, misioneros y, en muchas ocasiones, los soldados.
A veces porque son impelidos a ello. Otras porque su propio honor y espíritu les demanda acudir a las ocasiones de mayor riesgo y fatiga,  se ven alejados de todo ese ambiente festivo que precede y se vive con mayor intensidad en las Navidades. Imagen1Pregunten, si no, a cualquier soldado que conozcan.  La respuesta sin duda abundará en lo que les cuento. Lo recordarán, ya lo creo que lo harán. Pero si observan con atención, concluirán que ninguno de ellos recordará la ocasión con pena ni desencanto, tal vez con infinita nostalgia.
Los que ya acumulamos algunas décadas sobre nuestros hombros así lo hemos vivido. Desde aquellos recordados tiempos en que los cuarteles se nutrían de soldados procedentes del Servicio Militar obligatorio y permanecían con abundante tropa durante las navidades, hasta  los tiempos actuales que, integradas las Unidades por profesionales, se ven mucho más desiertos nuestros cuarteles, no se ha dejado de vivir y festejar en ellos y con ellos la Navidad.
En efecto, hace algunos años, con la mili de por medio, la mayor parte de nuestros soldados permanecían en el cuartel durante las Navidades. Imagen2 Iban estas precedidas de concursos de belenes y villancicos en los que las compañías, los escuadrones  o las baterías se esmeraban con sus creaciones para alzarse con el primer premio de su regimiento. A la cena de Nochebuena, solíamos asistir todos los cuadros de mando de la Unidad para compartir con ellos tan entrañable momento.  No pretendíamos suplir a sus familiares y amigos, queríamos simplemente estar a su lado, cantar villancicos con ellos, brindar con ellos, en definitiva fundirnos en ese espíritu navideño. Antes o después de la cena, pasábamos por el Cuerpo de Guardia para felicitar a su comandante y a sus componentes.
Las cosas ahora han cambiado. Nuestros soldados son profesionales. Muchos tienen familia ya constituida. Las comunicaciones terrestres, marítimas y aéreas, han acortado, si no los las distancias, si al menos los tiempos de desplazamiento. Son pocos, muy pocos los que permanecen en los acuartelamientos las fechas más señaladas. Apenas el personal de servicio y poco más. Pero una vez más el espíritu de compañerismo, sublimado en ese otro espíritu navideño, nos convoca a todos por igual. Aunque sean un puñado de soldados los que permanecen en el acuartelamiento, se les invita a que sus familiares y amigos les puedan acompañar. Los maestros de cocina, como antes los rancheros, se esmeran en dar lo mejor de sí mismos para hacer de aquellos ágapes, ocasiones inolvidables,  junto con una representación de los cuadros de mando del cuartel.
En cualquier pequeño destacamento, en las islas menores, en  las islas y peñones del Norte de Africa, Imagen3 Chafarinas,  Alhucemas y el Peñón de Vélez de la Gomera, en los refugios de montaña, en los centros de comunicaciones,  en los buques de guerra, en la Isla de Alborán, en apartados los polvorines  o en los picos  de las Escuadrones de Vigilancia Aérea o puesto de la Guardia Civil; se celebrará la navidad porque el espíritu de la navidad mora en cada uno de nosotros.
Y ¡qué decir de los que fuera de nuestras fronteras, velan por nuestra seguridad! Ahora como siempre, por alejados que estén, en el espacio o en el tiempo, harán de estos días, arropados por el compañerismo un canto a la amistad, al compartir y al soñar. Así lo expresaba Jean Larteguy, aquel viejo autor de nuestras lecturas juveniles
Por la noche, frente a un ejército inmenso,
en su hoyo, dos hombres
Frente a la inmensidad del vacío o de la distancia, cada soldado se apoya en su compañero y éste en el de al lado, y así “todos juntos formanado bandera”, Imagen4 los verán con su estrella de navidad en el dormitorio o en el vehículo blindado en el que parten a patrullar, o con su belén  en el taller donde lo reparan, o en el comedor en el que se reúnen para almorzar.  Verán el árbol de navidad toscamente dibujado en la garita en la que se turnan haciendo guardias, o en la postal que con retraso, recibirán de casa.
Todos los que hemos participado de esa inigualable empresa que son los Ejércitos de España, tenemos esos recuerdos y esas sensaciones a flor de piel.  No se trata de nosotros mismos, recordando en la lejanía a las familias, sino de esa otra familia que se forja en el sentido más estricto del cumplimiento del deber y del servicio a los demás. Todos recordamos alguna en especial. Permítanme hoy compartir con todos los lectores de este blog la mía. Imagen5

Sahara Español,  Navidad de 1975, hace ahora cuarenta años. Período duro y convulso para todos los que nos arracimábamos allí simplemente porque  en aquellas desiertas arenas ondeaba la bandera de España.  Estábamos en medio de la “Operación Golondrina” realizando los preparativos para dejar el territorio. Desde Cabeza de Playa, me habían ordenado acudir con una  Sección de armas de la  6ª Cía. a reforzar la base de BU- Craa, donde el  II Grupo de Tropas Nómadas, que guarnecía la base, recibía continuos hostigamientos nocturnos  y no disponían del armamento adecuado para responder.  Allí me desplacé al mando de una sección de Legionarios.

En pleno relevo de aquella base por una Unidad de las FAR marroquíes,  El día de 24 de diciembre me invitaron a hacer la cena de Navidad con todos los oficiales de la base y una representación de los marroquíes. Me excusé, porque no tenía el cuerpo para compartir cena tan señalada con los que habían agredido con anterioridad a legionarios de mi  VIII Bandera. Preferí ira a los asentamientos de morteros y compartir la cena con mis legionarios. Un Teniente de Tropas Nómadas. José Manuel Sanchez-Gey, vino a traerme y compartir conmigo unos turrones bajo el cielo estrellado del desierto. Finalizada  aquella frugal cena, me fui a dar una vuelta por los puestos de centinela, porque aquel día tan señalado, habían encargado la seguridad de la base a los legionarios.
  • Alto ¿Quién va?
  • El teniente.
  • ¿Santo y seña?
  • El que fuera
  • A sus órdenes, mi teniente. Sin novedad en el puesto.
Así iba recorriendo uno por uno los puestos de centinela y dando ánimos a sus ocupantes, hasta que al llegar al de la esquina de mantenimiento,  el diálogo anterior finalizó de la siguiente manera.
  • Sin novedad en el puesto. Feliz Navidad, mi teniente.
Me dejó paralizado. Aquel legionario, que se llamaba –y espero que siga llamándose-  Ignacio Boliva Esteis, llevaba dentro de él mismo el espíritu de la navidad. En aquella azarosa noche, rodeado de arena y oscuridad, esperando que en cualquier momento alguien le acechase, estaba viviendo por encima de todo su navidad ¡qué gran lección!
Imagen6
Sirva este pequeño episodio para recordar ese espíritu de Navidad que anida en todo soldado y recordar con él a todos los compatriotas que, sin distinción en el color de sus uniformes,  velarán sus armas en estos días navideños, en cualquier lugar de nuestra geografía nacional y muy en especial, a los que lo hacen fuera de nuestras fronteras.  Y con el recuerdo puesto en los dos policías recientemente fallecidos en acto de servicio repeliendo un alevoso ataque  en Kabul: Gabino Sanmartín Hernández y Jorge García Tudela, los componentes de este blog, queremos unirnos a todos ellos, estén donde estén, en Afganistán, Irak,  Líbano, Turquía, Yibuti, Senegal, República Centroafricana, Estados Unidos o a bordo de un buque de guerra;  que nos sepan a su lado, que los componente de este blog, soldados viejos queremos gritarles  desde estas modestas líneas:

¡FELIZ NAVIDAD, MUCHACHOS!
GRACIAS POR ESTAR AHÍ
DEFENDIENDO EL MURO, PROTEGIENDONOS A TODOS
Adolfo Coloma Contreras
General de Brigada (R) del Ejército

No hay comentarios: